Croacia empató 0 a 0 con Bélgica y lo eliminó del Mundial

Croacia empató 0 a 0 con Bélgica y lo eliminó del Mundial

Por el triunfo de Marruecos ante Canadá, los croatas quedaron segundos en el Grupo F y Bélgica quedó eliminada en primera ronda por primera vez desde Francia 1998.

MDZ Deportes

MDZ Deportes

Otro shock en el Mundial de Qatar 2022. Es que la Selección de Croacia aguantó el asedio en los últimos minutos, empató 0 a 0 con Bélgica y lo eliminó de la Copa del Mundo en primera ronda, tras la victoria de Marruecos sobre Canadá. Sorpresa: el equipo marroquí terminó como líder del Grupo F, en tanto que los croatas pasaron en segundo lugar y se enfrentarán al puntero del Grupo E.

En un partido con muchísimas emociones y un errático Romelu Lukaku, quien falló cuatro goles increíbles en los últimos minutos, Croacia y Bélgica se repartieron las situaciones de gol y los momentos del encuentro, siendo mejor uno un rato e imponiéndose el otro más tarde.

El comienzo fue furioso por parte de Croacia. En menos de 10 segundos, Ivan Perisic ya había pateado al arco, cruzado y desviado por un par de metros. En los primeros minutos se notó por parte de ambos equipos una intensidad y una velocidad que ninguno había mostrado hasta ahora en la Copa del Mundo.

 

Casi desde el arranque empezaron a llegar noticias desde el Estadio Al Thumama: es que por un error grosero del arquero Milan Borjan, de Canadá, Marruecos se puso 1 a 0 con una exquisita definición de Hakim Ziyech y le dio una alerta tanto a croatas como belgas. Con ese resultado, Bélgica se despedía en primera ronda y Croacia quedaba segundo del grupo.

A los 10 minutos, los Diablos Rojos tuvieron la primera a su favor con una jugada de Yannick Carrasco, que recibió por el costado izquierdo y definió ante la salida de Dominik Livakovic, quien tapó sin problemas.

Instantes más tarde, Bélgica metió una contra que podría haber sido el primero. Kevin De Bruyne comandó en velocidad por el centro y dejó solo a Dries Mertens, quien definió con el borde interno del pie derecho y lanzó la pelota muy lejos del arco.

En la respuesta, Croacia consiguió un polémico penal a favor. Tras un tiro libre y un par de rebotes, el árbitro Anthony Taylor cobró una falta muy dudosa de Carrasco sobre Kramaric. A la incertidumbre se sumó que el VAR llamó al juez para revisar la jugada, pero no por la falta sino por un offside previo. Así, tras verla en pantalla, Taylor dio marcha atrás por un ínfimo fuera de juego, considerando que había incidencia en la jugada por parte de los croatas.

Con el 2 a 0 de Marruecos sobre Canadá en los primeros 25 minutos de partido, tanto Croacia como Bélgica necesitaban un triunfo. El primero para pasar como primero, y el segundo para mantenerse vivo en el Mundial.

El partido no bajó en intensidad pero sí en situaciones de peligro. Recién pasados los 30 minutos Marko Livaja inquietó apenas el arco de Thibaut Courtois con un cabezazo débil que se fue por encima del travesaño, tras un centro de Borna Sosa.

La velocidad, sobre todo a partir del apuro, los nervios y la necesidad de un resultado hicieron que creciera la imprecisión en los pases y en los centros. Tanto que hasta Kevin De Bruyne, uno de los mejores pasadores del mundo, cometió algún que otro error.

Ambos equipos trataron de aplicar presión en la fase creativa del juego, sobre todo en la mitad de la cancha, para robar alguna pelota y salir con todo al ataque. Croacia, levemente superior y sin tanta presión como los belgas, trató de llegar con combinaciones más simples, con mucho juego de asociación y sin tanto interés en el juego directo. Más pensante y con Luka Modric como eje, el último subcampeón del mundo buscó desacomodar a la defensa rival apostando a una eventual distracción defensiva.

A los 40 minutos del primer tiempo llegó la noticia del descuento de Canadá, que todavía perdía 2 a 1 con Marruecos.

En los últimos minutos del primer tiempo, tanto Bélgica como Croacia bajaron la intensidad y se fueron al descanso 0 a 0, con menos situaciones de gol que en el comienzo.

Recuperadas las energías, el segundo tiempo comenzó como había empezado el primero, con situaciones de gol de ambos lados. La primera fue de Bélgica con un cabezazo del recién ingresado Romelu Lukaku, que salvó Livakovic sin problemas.

Un minuto más tarde, Mateo Kovacic exigió desde lejos la estirada de Thibaut Courtois, que desvió sin mayores inconvenientes al tiro de esquina. Enseguida, fue el momento exclusivo de los croatas en el partido: dos situaciones, una atrás de otra, claras y que obligaron a Courtois a agigantar su figura. La primera fue un remate fuerte de Brozovic que el arquero sacó hacia su derecha, en tanto que treinta segundos después Modric sacó un buen zurdazo que el belga también tapó.

A falta de media hora para el final y con la necesidad del lado belga, el dominio de la pelota y del juego fue de Croacia. Para refrescar el equipo y buscar el gol del triunfo, el técnico Roberto Martínez reemplazó a Leandro Trossard con Thorgan Hazard.

La primera clara que tuvo Bélgica en la segunda mitad fue increíble: de una salida en defensa, Kevin De Bruyne recibió un pase entre líneas y buscó a Carrasco dentro del área, el delantero no pudo definir cómodamente y el rebote en el arquero le quedó a Lukaku, que remató contra el palo. La pelota, encima, cruzó toda la línea por el interior del campo.

Inmediatamente, Lukaku se lo perdió de nuevo, insólitamente, tras un centro que el arquero Livakovic no pudo bajar. Sin arquero, el delantero de Inter cabeceó por arriba.

La respuesta de Croacia llegó otra vez a partir de Modric, quien ingresó por sorpresa al área y remató sin demasiada potencia ante un seguro Courtois.

En los últimos 15 minutos del partido, cada vez más metidos en la zona del “gol-gana”, Bélgica mantuvo el control de la pelota, con su rival parado para un contraataque con las pocas energías que quedaban.

A falta de 3 minutos, Lukaku volvió a tener una situación clarísima para marcar el gol de la victoria, pero lo perdió increíblemente tras un remate de Thomas Meunier que desvió con el pie hacia afuera.

A los 90, un centro de Thorgan Hazard sobró en el cálculo a Dejan Lovren y Lukaku, en el área chica, no pudo reaccionar a tiempo. Se la llevó puesta pero, en lugar de meterla en el arco, se la dejó en las manos al arquero croata. Encima, en la última, un despeje quedó boyando en el área y Lukaku no llegó a definir: un heroico Josko Gvardiol se la sacó al límite con una barrida increíble.

Los cuatro fallos clave de Lukaku seguramente generarán críticas lapidarias por parte de los medios y los hinchas de su país. Un delantero de su categoría, cometiendo errores increíbles en la definición, tuvo una noche de pesadilla. Y Bélgica afuera del Mundial de Qatar 2022.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?