Por y para Messi: la generación que le regala toda su alegría al capitán

Por y para Messi: la generación que le regala toda su alegría al capitán

Veintiocho años después, Argentina volvió a ser campeón. Muchos celebramos nuestro primer título nacional. Pero incluso ahí, en la felicidad inédita y debutante, la alegría se la regalamos toda al capitán.

Antonella Arcangeletti

Antonella Arcangeletti

Los que eran muy pequeños en el 93, los que nacimos después. Somos una generación entera celebrando nuestro primer título nacional. Pero la alegría no es nuestra, ya se la regalamos al capitán.

Somos los que sufrimos derrota tras derrota, eliminaciones tempranas e injustas, finales que nos rompieron el corazón. Somos los que lloramos de angustia tantas veces sin tener el consuelo de las Copas del Mundo en la espalda. Somos los que en 2014 -y tantas otras veces- creímos que no íbamos a ver nunca a la Selección argentina ganar un título. 

Pero pese a haber sufrido todo lo que sufrimos, llorado todo lo que lloramos, la felicidad por esta Copa América llena de épica no nos pertenece. Es toda de Lionel Andrés. Es toda de Messi. Porque incluso antes de la ceremonia inaugural de la competencia en Brasil, el pensamiento era único: Messi tiene que ser campeón. Todos queríamos ver a Messi campeón. Todos.

Después de las Copas frustradas en 2007, 2015 y 2016 y del durísimo golpe ante Alemania en Brasil 2014, el capitán aguantó críticas, palos y golpes por todos los frentes. Pero a pesar de haber sentido en alguna oportunidad no poder más, siempre volvió. 

Por eso, fuimos felices en el pitazo final, nos tiramos al piso para abrazarlo a la distancia y en ese momento le regalamos toda nuestra alegría como un gesto de gratitud. Porque se la merece más que nadie. Y, además, nosotros ya no la necesitamos: él nos devolvió la esperanza y la ilusión para seguir soñando.

Por Messi, porque se puso el equipo al hombro, potenció al plantel, sacó su mejor versión y jugó una Copa América bestial. Para Messi, porque el mejor jugador del mundo merece ser feliz.

Ya lo dijo el Dibu: lo lograste, Leo, te amamos. 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?