Novak Djokovic aplastó a un debutante y avanzó en Wimbledon

Novak Djokovic aplastó a un debutante y avanzó en Wimbledon

Luego de haber perdido el primer set, el serbio ajustó su juego y aplastó a Jack Draper, británico de 19 años, por 4-6, 6-1, 6-2 y 6-2.

MDZ Deportes

MDZ Deportes

Lunes 28 de junio, un día para sonreír si eres amante del tenis. Wimbledon abría sus puertas dos años después y lo hacía con su vigente campeón pisando la Court Central, Novak Djokovic. El serbio, que hace tan solo dos semanas estaba celebrando su último Grand Slam, le tocaba abrir fuego ante Jack Draper, tenista local invitado por la organización sin ningún bagaje en estos torneos. De menos a más, el de Belgrado fue encontrándose cada vez más cómodo sobre el pasto, hasta que el talento hizo el resto (4-6, 6-1, 6-2, 6-2). Un pequeño susto para empezar puede ser lo mejor que haya podido ocurrir.

Ya saben la ley fundamental que ha de cumplirse para ver a uno de los miembros del Big3 en problemas: que alguno de ellos te abra la puerta. Más allá del nivel de tenis que ofrezca el rival, si ellos no te dejan entrar en el encuentro no hay sorpresa que valga. Hoy Djokovic disputaba su primer partido en hierba en dos años, una superficie donde la adaptación es asignatura obligatoria, ya por la dificultad que atañe como por los pocos torneos ubicados en el calendario. En el caso del serbio, independientemente de cómo le vayan las cosas en Roland Garros, lo normal es que acuda directamente a La Catedral sin pasar por ningún torneo previo. Un hoja de ruta a la que solo aspiran los grandes, aunque también tenga su riesgo.

Ese riesgo se pudo ver perfectamente en la primera manga, con un Novak incómodo, desubicado, incluso algo torpe en alguna acción. Llegó incluso a caerse en un contrarié que nos recordó lo complicada que se hace esta superficie en la primera semana de competición, incluso en una época donde el pasto ya no es tan rápido. Esa falta de familiaridad con el verde le costó el set a Djokovic, desperdiciando numerosas oportunidades de break y caminando con sumo cuidado sobre la Court Central. Quizá necesitaba verse contra las cuerdas para perder ese miedo, ya que tampoco es que Draper estuviera haciendo el partido de su vida.

Reacción de campeón

En cuanto el número 1 del mundo se ató los cordones y se puso serio, el británico volvió a la tierra y recordó quién era, el número 253 del mundo. Quitando algún turno de servicio donde Draper estuvo más atinado, el resto de intercambios mostraban la tremenda diferencia de nivel, experiencia y momentum que existe hoy en día entre estos dos hombres. Claro, que después de haberle arañado el primer parcial del partido, poco más se le podía pedir a Jack. El paso de los minutos fue trayendo cada más diferencia, la cual también se iba instalando en el marcador. Primero un 6-1, luego un 6-2 y, en apenas una hora, el mejor tenista del planeta ya tenía la situación donde quería. Totalmente controlada y con ganas de agarrar el billete a segunda ronda.

Se esperaba reacción de Djokovic y eso fue lo que tuvimos. No solamente en cuanto a actitud y relajación, también en cuanto a golpes y acierto. El balcánico terminó el encuentro con números bastante buenos, enterrando por completo las dudas ofrecidas en el arranque del día. Con 24 aces y un 87% de puntos ganados con su primer servicio, el de Belgrado dejó claro que sigue siendo el de siempre, un hombre que está en Londres para cambiar la historia. De momento, seis victorias le separan de capturar su 20º Grand Slam.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?