Dinamarca aplastó a Rusia y clasificó a los octavos de final

Dinamarca aplastó a Rusia y clasificó a los octavos de final

El equipo de Kasper Hjulmand, que tuvo un inicio complejo por lo ocurrido con Eriksen, logró su boleto al golear por 4 a 1 a un rival que no tuvo respuestas y se despidió del certamen.

MDZ Deportes

MDZ Deportes

Dinamarca vivió una noche mágica en su estadio con una goleada frente a Rusia (4-1) que, unida al triunfo de Bélgica contra Finlandia, mete a los daneses en octavos de final como segundos de grupo. Llegaba casi eliminada, golpeada por la tragedia de perder a su estrella, Christian Eriksen, y por caer en el segundo contra Bélgica, otro encuentro que mereció ganar.

Pero después de dos noches aciagas, por fin hubo alegría en el Parken. Y en una segunda parte de locura, se comió a Rusia, recibió una ayuda belga y sacó billete para octavos. Repitió el mismo once que hace cuatro días, pero nada que ver con el comienzo electrizante de entonces, cuando los daneses se comieron a los «Diablos rojos» en una primera parte sobresaliente.

Le costó mucho a Dinamarca elaborar el juego, enredada en la maraña tendida por Cherchésov, alternando presión alta con repliegue profundo, que obligaba a Schemeichel a abusar del balón largo. El equipo que más había tirado a portería después de dos jornadas (45), hizo el primer disparo esta vez en el minuto 29. Un trallazo de Højbjerg que se fue cerca de un palo de Safónov.

Rusia se encontraba cómoda. Fueron creciendo Miranchuk y Golovín, que metió el susto en el cuerpo al público del Parken con una conducción en contraataque que salvó con los pies Schmeichel. No pintaba bien el partido para Dinamarca, nerviosa y sin muchas ideas.

Hasta que Damsgaard, talento del Sampdoria, metió un latigazo a una escuadra desde la frontal imparable para Safónov. A punto de cumplir 21 años, el goleador danés más joven en una Eurocopa. Y Vestergaard, en un cabezazo en un córner poco después, rozó el segundo ante la incredulidad de los rusos.

Y el Parken se convirtió entonces en un carrusel de emociones. Locura con el gol de Lukaku a Finlandia, que clasificaba a Dinamarca. Decepción al ser anulado. Y furia cuando Sobolev se dejó caer al sentir un leve contacto dentro del área. Penal a pesar de las protestas desatadas de los daneses. Dzyuba no perdonó.

El gol en propia puerta del portero finlandés Hradecky, que pasó hace años por la liga danesa, volvió a desatar la locura, coronada con dos goles en dos minutos de Christensen y Mæhle, que confirmaron una clasificación tan sufrida, como merecida. Rusia, además del golpazo, le dijo adiós al torneo.

Los datos del partido

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?