Lo que dejó el pobre torneo de Godoy Cruz, una vez más

Lo que dejó el pobre torneo de Godoy Cruz, una vez más

El Tomba cerró la Copa de la Liga de la peor manera y selló un mediocre torneo, como ya hace tiempo.

Ariel Fernandez

Ariel Fernandez

Desde hace varias temporadas la performance de Godoy Cruz Antonio Tomba en la máxima categoría del fútbol argentino sigue siendo poco menos que lamentable. Un equipo que no da pie con bola en un plantel con poca jerarquía y técnicos que cambian como figurita repetida. Godoy Cruz se convirtió desde la salida de Diego Dabove allá por diciembre de 2018 en el "equipito" en el que todos creen que los tres puntos están asegurados. 

La falta de descensos, resultado de la pandemia, hizo que la dirigencia de Godoy Cruz se dedicara a "estar en un cumpleaños". Relajados, con la misma cantidad de ingresos no habría de qué preocuparse. ¿O sí?

Godoy Cruz tocó fondo hace un par de años y no levantó más y, de no ser por la falta de descensos, el Expreso estaría jugando la Primera Nacional ya hace mucho tiempo. 

Con la derrota de ayer ante Banfield en el Feliciano Gambarte, el equipo del Gallego Méndez se despidió con pena y sin gloria de un torneo más en la elite. De seguir así le quedarán pocos. 

Godoy Cruz terminó en el puesto 10 de 13 equipos en el Grupo A. Solo sumó 15 puntos en 13 partidos, con una efectividad del 38% de los puntos

Cuatro triunfos, tres empates y seis derrotas hablan a las claras que Godoy Cruz, pese a una pequeña mejoría en este semestre, sigue siendo un equipo con enormes falencias y limitaciones que, de no remediarlas en un corto plazo, sufrirá las consecuencias de pésimas campañas nada menos que con un descenso. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?