La desgarradora carta de Agustín Canapino para despedir a su padre

La desgarradora carta de Agustín Canapino para despedir a su padre

El piloto aprovechó las redes sociales para hacer público un conmovedor mensaje hacia su padre Alberto, quien falleció por coronavirus.

MDZ Deportes

MDZ Deportes

El mundo del automovilismo quedó conmocionado el último lunes por la muerte de Alberto Canapino, quien había contraído coronavirus a sus 57 años. Su palmarés explica el cariño y el respeto que le tenían: fue el creador de once automóviles que salieron campeones en Turismo Carretera.

Agustín Canapino, hijo de Alberto y reconocido piloto, publicó en sus redes sociales una desgarradora carta promoviendo una toma de conciencia por las consecuencias de la pandemia. 

“Este virus de mierda es una película de terror, me cagó a piñas. Por favor quienes puedan, cuídense para cuidar a sus seres queridos, no saben lo que duele, te deja sin aire, sin nada”, aseguró el piloto de Chevrolet.

“Mi viejo, mi amigo, mi hermano, mi socio, mi profesor, mi psicólogo, mi todo... La vida siempre nos llenó de desafíos, como te dije en nuestra última charla antes de que te durmieran, gracias por todo lo que me diste, no sería nada sin vos. Hoy siento que no puedo, quienes están conmigo saben lo duro que ha sido todo siempre para mí y en especial estos 2 últimos años, les aseguro que las victorias y los títulos no sirven de nada si no tenés a tus seres queridos sanos de cuerpo y mente al lado tuyo”, sentenció.

La carta completa

Mi viejo, mi amigo, mi hermano, mi socio, mi profesor, mi psicólogo, mi todo... La vida siempre nos llenó de desafíos, como te dije en nuestra última charla antes de que te durmieran: gracias por todo lo que me diste, no sería nada sin vos.

Te fuiste en tu mejor momento personal y profesional. Qué injusto, todo tan rápido como tu mamá, mi querida abuelita, solo hace 5 meses casi igual que con vos, de un día para el otro cuando estaba todo bien.

Este virus de mierda es una película de terror, me cagó a piñas. Por favor quienes puedan, cuídense para cuidar a sus seres queridos, no saben lo que duele, te deja sin aire, sin nada.

Hoy siento que no puedo, quienes están conmigo saben lo duro que ha sido todo siempre para mí y en especial estos 2 últimos años. Les aseguro que las victorias y los títulos no sirven de nada si no tenés a tus seres queridos sanos de cuerpo y mente al lado tuyo.

Pero también me pediste que saque adelante la carrera, porque jamás imaginamos que esto iba a pasar, ni vos ni yo. Supuestamente estabas estable y te conectaban para que no sufras tanto toda la pesadilla que estabas viviendo. Hoy ya no estás más acá. Qué locura. Una locura total.

Te prometo que voy a seguir, no sé cómo porque vos eras el director de toda la orquesta, y el mejor director que podía haber, pero de alguna manera voy a seguir, como pueda. Hay mucha gente que me va a ayudar porque ni vos sabés la cantidad de gente que ayudaste y enseñaste en este deporte que era tu vida, nuestro amado automovilismo.

Me ilusionaba con despertarme hoy y me digan “tranquilo cabeza era solo una pesadilla” pero no, la re concha de la lora, es verdad, qué locura... Estoy hecho mierda, derrotado, perdido, como duele...

Gracias Pa, no te imaginas lo que ya te extraño y te voy a extrañar.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?