Con dos goles agónicos, Rosario Central le ganó un partidazo a Patronato

Con dos goles agónicos, Rosario Central le ganó un partidazo a Patronato

Rosario Central, que acumulaba tres partidos consecutivos sin triunfos, superó por 3 a 2 a Patronato en un partidazo que estuvo para los dos y que se lo terminó llevando el Canalla con dos tantos en los últimos cinco minutos.

MDZ Deportes

MDZ Deportes

Rosario Central venció esta tarde por 3 a 2 a Patronato en un partido infartante que tuvo de todo y que el Canalla dio vuelta en el final, en el Gigante de Arroyito, por la 16ta. fecha de la Liga Profesional, con dos goles en los últimos cinco minutos de partido. Los goles tantos del local fueron convertidos por Marco Ruben en el primer tiempo, y por los ingresados Luciano Ferreyra y Emiliano Vecchio, en el epílogo. El uruguayo Sebastián Sosa marcó los dos tantos visitantes, uno en cada etapa.

El partido comenzó de gran manera para Central, que al minuto llegó con una gran jugada del venezolano Michael Covea por la izquierda, que siguió con un centro de Martínez desde la derecha y que Ruben la tiró alta, solo en el primer palo. Y, sobre todo, a los 3 minutos cuando Marinelli tocó con Ruben en el área, quien habilitó atrás a Covea, quien pateó, Ibáñez dio rebote y el propio Ruben la empalmó de derecha y abrió el marcador.

Pero a este Rosario Central todo parece costarle el doble y el primer tiempo no podría haber terminado peor: no sólo no pudo estirar la ventaja en dos llegadas claras sino que a los 43 minutos Gudiño tiró un centro pasado desde la derecha, Sebastián Sosa saltó solo ante el tardío cierre de Damián Martinez y la metió de cabeza en el ángulo superior izquierdo.

En la segunda parte Central pasó por todos los estados de ánimo. Estuvo a punto de ponerse en ventaja, pero pasó a perderlo en otra jugada increíble, lo buscó con buen fútbol y lo dio vuelta en el final.

La primera jugada increíble llegó a los 14 m cuando el ingresado Emiliano Vecchio -la figura de la cancha, que volvía de una lesión- metió un tiro libre desde la izquierda, Nicolás Ferreyra cabeceó solo, le pelota pegó en el poste derecho y cruzó el arco, y Damián Martínez entró solo por la derecha y se perdió una situación muy clara, al cruzar el derechazo, con Ruben y Lucas Gamba solos para empujarla.

Y como las malas suelen venir acompañadas, a los 31 minutos Broun rechazó de cabeza afuera del área, pero lo hizo hacia el medio, Héctor Canteros le pegó una volea de primera desde su campo y la pelota voló más de 60 metros, pegó en el travesaño y le cayó a Sosa, que sólo tuvo que empujarla.

El Gigante hervía entre los insultos de la gente a los jugadores y a los dirigentes, en un trámite en el que los hinchas empujaban a su equipo, que a pesar de las dudas iniciales se animó a jugar con la pelota por abajo con los ingresados Vecchio, Gamba, Zabala, Lo Celso y Ferreyra.

Y así, cuando el partido se le había hecho más cuesta arriba, lo empató con el primer gol de vestuario, a los 39 minutos: Zabala alargó a Gamba por la derecha, quien llegó al fondo y mandó un centro pasado para Luciano Pupi Ferreyra, quien la tocó de derecha al segundo palo.

Y a los 48 m llegó el golazo de la victoria, que también tejieron tres suplentes: Francesco Lo Celso enganchó por la izquierda y tocó con Gamba, quien tiró una diagonal y habilitó la solitaria entrada de Vecchio por el medio del área, quien se acomodó, esperó el momento y la tocó suave, de derecha, y la metió abajo, junto al segundo palo, en un Gigante de Arroyito que se venía abajo.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?