Quino, un gran crítico al que el fútbol sólo le atraía como fenómeno social

Quino, un gran crítico al que el fútbol sólo le atraía como fenómeno social

Este miércoles falleció el mendocino Joaquín Salvador Lavado, una de las mentes más brillantes del humor gráfico de habla hispana, al que nunca le gustó el fútbol pero si le atraía como fenómeno social.

Lucas Burgoa

Lucas Burgoa

Joaquín Salvador Lavado, Quino, falleció este miércoles a los 88 años dejándonos un legado cultural en sus historietas, en las cuales siempre expresó una crítica social que abarcó todos los ámbitos de la sociedad, con una clara reivindicación a las clases populares, aunque uno de los pasatiempos favoritos de las mismas nunca lo fuera para él, sino todo lo contrario.

El fútbol, el deporte más popular del planeta, jamás fue del agrado de Quino, aunque sí le llamaba la atención como fenómeno social y por eso le dedicó varias viñetas a lo largo de su carrera.

Rodolfo Braceli, otra destacada pluma de nuestra provincia, hace algunos años en una columna especial para el diario Uno recordó una charla que tuvo con él a fines de los '60. En ella, Quino no dudaba en reconocer su rechazo al deporte rey: "Nunca lo practiqué, no lo entiendo. Sólo dos veces en mi vida fui a la cancha; no me gusta nada".

Sin salirse de su perspectiva crítica, que trascendía al deporte en sí mismo, el padre de Mafalda apuntaba también contra los futbolistas, a quienes no comprendía por una particular actitud ante la vida: "La mayoría son de extracción humilde pero después, cuando alcanzan la fama, se convierten en astros insoportables".

"A los argentinos les atrae el fútbol por la misma razón que no les atraen las cosas verdaderamente importantes", agregaba Quino, reconociendo que su perspectiva podía ser considerada antipática.

Años después, en la Feria Internacional del Libro realizada en La Paz, Bolivia, en agosto del año 2000, Quino volvería a referirse al fútbol y aclaraba que "no es una cosa que me atraiga como deporte, sino que me interesa mucho como fenómeno social".

En ese sentido, explicaba que "me intriga la ceguera que crea y que no se da en otros deportes. Siempre me pregunto qué lleva a la hinchada a ser tan violenta".

Desde esa perspectiva crítica, y con su estilo inconfundible, Quino dedicó varias páginas al fútbol que, como toda su obra, nunca perdió vigencia.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?