Vistalba, el Eco Club de Mendoza que marca tendencia

Vistalba, el Eco Club de Mendoza que marca tendencia

El proyecto ecológico apunta a la responsabilidad social y se distingue por la participación de todos sus integrantes. Se trata de una iniciativa diferente que traspasa los límites del establecimiento ubicado en la calle Guardia Vieja.

Laura Zeier

Laura Zeier

Vistalba no solo es potencia en el hockey sobre césped masculino. Desde el año pasado la familia Lineaux encara un proyecto basado en el cuidado del ambiente, que toma cada vez más fuerza en la provincia. 

Con el objetivo inicial de disminuir los residuos que se generaban en el club y hacer un aporte a la sociedad, hoy la entidad cuenta con un gran apoyo para seguir creciendo en responsabilidad ambiental y transformar sus instalaciones en un club ecológico.

Una de las integrantes de la iniciativa, Florencia Lineuax, explicó cómo se encuentra el proyecto en la actualidad, "la pandemia que nos toca vivir desde principio de año fue un acelerador de este proyecto en algunos puntos pero también un retraso, sin embargo seguimos trabajando".

"Más allá de los tiempos que corren, el club tiene pequeños objetivos que cumple día tras día. Un ejemplo claro es el uso de botellas reutilizables, eso generó que la basura del club disminuyera hasta un 80% durante la pandemia, sin embargo hay que esperar a la normalidad de todas las tareas de la institución para ver si se revalidan estos números", comentó.

Otro de los puntos que abarca el proyecto son estaciones de recolección de residuos orgánicos, para luego hacer un compostaje y devolverlo a la tierra. La idea de la familia verdeamarilla es difundir esos procesos para que  los chicos lo lleven a sus casas, escuelas, etc.

La reforestación también es una acción a destacar. Está a cargo de una pasante de la Facultad de ingeniería en Recursos Naturales Renovables, Alina Landette, quien presta su ayuda para seguir construyendo el sueño. "Además, la Dirección de Recursos Naturales Renovables de la provincia nos donó plantas y, junto a pequeños grupos de deportistas de inferiores, se plantaron con la idea que crezcan a la par del crecimiento de los niños de diferentes divisiones del club", contó Florencia.

Además, existe un Eco-Taller para niños de 6 a 10 años. Un espacio educativo y didáctico para que los niños estén al aire libre, en contacto con la naturaleza, y aprendan cuáles son las problemáticas ambientales, así como también todo lo que está al alcance para aportar un pequeño granito de arena y generar el cambio.

Otras líneas son: generar energías alternativas para hacer calefacción solar para los tanques de agua para las duchas y alguna pileta, así como también hacer ferias y exposiciones con productores locales para incentivar y proyectar la economía provincial.

El objetivo final de este proyecto, apuntó Florencia, es lograr una cantina saludable. “Todo esto es un poco la calidad de vida a la que apuntó siempre nuestra familia y de allí, la idea de trasladarla al club y a las familias”.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?