Récords, doping y prisión: la historia de la campeona olímpica que se arruinó la vida

Récords, doping y prisión: la historia de la campeona olímpica que se arruinó la vida

La estadounidense Marion Jones se colgó cinco medallas olímpicas en Sydney 2000 y se proyectaba como la gran estrella del atletismo mundial, sin embargo una serie de malas decisiones la llevaron por un camino por el cual terminó presa.

MDZ Deportes

MDZ Deportes

La estadounidense Marion Jones se colgó cinco medallas en los Juegos Olímpicos Sydney 2000 (tres de oro y dos de bronce) y se proyectaba como la gran estrella del atletismo mundial, sin embargo una serie de malas decisiones la llevaron por un camino por el cual terminó presa.

Según relata hoy el diario La Nación en un completo informe de Claudio Cerviño, Marion Jones comenzó a salir con CJ Hunter, uno de sus entrenadores, en la Universidad de Carolina del Norte. Hunter, lanzador de bala, debió renunciar a su cargo porque las reglas de la institución no permitían la relación. Se casaron en 1998 y él pasó a ser su entrenador personal.

Un año antes, en el Mundial de Atenas, Marion conquistó el oro en los 100m y los años subsiguientes no paró de cosechar triunfos en esa distancia, en los 200m y en salto en largo. Y Sydney 2000 fue un lugar ideal para ratificar sus condiciones: aquellos 10s75 de los 100 metros o los 21s85 de los 200 metros, ganando ambas pruebas por 3 o 4 metros de diferencia sobre la escolta, lo dejaron claro. Rápidamente se convirtió en estrella, con contratos millonarios de firmas como Nike, Panasonic y General Motors.

Una de las primeras decisiones que marcarían para siempre su vida sería el de sumarse a BALCO, un laboratorio que colaboraba con los atletas en su recuperación, propiedad de Víctor Conte, quien desarrolló un sistema de sustancias que no eran detectadas en los controles, compuesta por eritropoyetina, hormona del crecimiento humano, modafinilo, crema de testosterona y tetrahidrogestrinona.

BALCO comenzó a ser investigada por la Agencia Antidopaje de EEUU y el escándalo explotó en 2003. Conte acusó directamente a Jones de haberse dopado en los JJOO del 2000 y el impacto fue tremendo. Además, tras romper con Hunter, Jones inició una relación con Tim Montgomery, quien le trajo varios problemas. El velocista estuvo envuelto en un caso de fraude y lavado de dinero que perjudicó a Marion.

En octubre de 2007 Marion Jones reconoció públicamente que se había dopado y que conocía detalles de la red de estafas que había protagonizado su marido. En 2008 fue sentenciada a 6 meses de prisión en la cárcel de Bryan (Texas), a 160 kilómetros de Austin, donde se había establecido con su nuevo matrimonio con el atleta Obadele Thompson, con quien tuvo dos hijos.

Además, la Federación Internacional de Atletismo le retiró todas las medallas conseguidas en Sydney 2000, borró sus estadísticas. El golpe de todo lo que le estaba sucediendo fue tal que hasta pensó en suicidarse, pero por sus hijos no lo hizo.

Pero eso no fue todo, ya que también tuvo que vender una casona en Carolina del Norte, valuada en US$ 2,5 millones, donde era vecina de Michael Jordan; también tuvo que vender la casa de su madre y perdió todos los contratos publicitarios. Quedó en bancarrota y para salir decidió publicar un libro en el que contó toda su verdad. "En el camino correcto", se llamó la biografía publicada en 2010.

Actualmente, con 44 años, Jones sigue en pareja con Thompson y sus hijos ya tienen 17, 13 y 11 años. Dio charlas en empresas, hablando sobre cómo tratar de evitar de incurrir en errores que puedan arruinarte la vida; en entrevistas de TV revivió su pasado, siempre con lágrimas en los ojos, y hace unos años, a sus 35, se animó a jugar al básquet en Tulsa Shock, equipo de la WNBA. Actualmente trabaja como personal trainer en una importante empresa de fitness que tiene sede en su ciudad, Austin.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?