Con presencia argentina, Sevilla venció al Manchester United, avanzó a la final y va por su sexto título en la Europa League

Con presencia argentina, Sevilla venció al Manchester United, avanzó a la final y va por su sexto título en la Europa League

En Colonia, Alemania, Sevilla venció por 2 a 1 al Manchester United y se metió en la gran final de la Europa League por sexta ocasión en su historia y el viernes buscará la misma cantidad de coronaciones. Banega, Ocampos y Vázquez celebraron con el conjunto andaluz.

MDZ Deportes

MDZ Deportes

El Sevilla venció (2-1) al Manchester United este domingo para alcanzar la final de la Europa League, que jugará el próximo viernes ante el ganador de la otra semifinal que jugarán mañana Inter de Milán y Shakhtar Donetsk en Colonia, Alemania, donde el equipo de Julen Lopetegui escribió un nuevo capítulo de grandeza sevillista por el Viejo Continente.

El Sevill, que tuvo entre sus titulares a Éver Banega y Lucas Ocampos y en los 15 minutos finales a Franco Vázquez, vivió la semifinal exigido al máximo, al límite en su esfuerzo para igualar la apuesta del United. En su presión y paso al frente, el equipo inglés impidió el dominio español y, en el intercambio de llegadas, parecía tener las de ganar el cuadro de Manchester, que tardó poco en mostrar su estado de gracia.

Martial, uno de los mayores exponentes de ese momento dulce, sirvió de taco a Rashford y, pese a la atajada de Bono, el árbitro pitó penalt por una entrada de Diego Carlos al delantero. Bruno Fernandes puso por delante a los Red Devils y a los sevillistas les costó llegar al arco de De Gea, quien terminó atajando pese a que Sergio Romero lo había hecho en toda la competición.

Pese al gusto por el control, el Sevilla también supo pegar en el toma y daca, y lo haría con sus laterales. Reguilón ganó su banda izquierda y encontró con calidad a Suso en el segundo palo, con un pase raso que no desaprovechó el delantero. Golpeó con poco el Sevilla, como grande de la competición, pero le tocó sufrir mucho.

Tras el descanso, lo que necesitaba el Sevilla era oxígeno y lo comenzó a ganar con la posesión de la pelota. El dominio no le dio llegadas pero sí bajó la euforia de los de Solskjaer y gastó también las baterías inglesas. Entonces, en otro destello de campeón y por la banda de Navas, el capitán andaluz se la puso a De Jong para que hiciera el 2-1 sin marca entre los dos centrales de un United contra las cuerdas.

Entre la discusión por el gol y el golpe anímico, los 'red devils' no volvieron al partido y el Sevilla ya tenía en su mira la sexta final de la competición, que jugará el próximo viernes de nuevo en Colonia. Los ingleses se consuelan con su tercer puesto en Premier para regresar a la Champions y el mejor proyecto de los últimos años aunque sin un trofeo para celebrarlo.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?