El infierno del joven futbolista argentino que fue en busca de un sueño y terminó explotado sexualmente

El infierno del joven futbolista argentino que fue en busca de un sueño y terminó explotado sexualmente

La Guardia Civil española desarticuló una organización que captaba a jóvenes futbolistas con la promesa de llevarlos a un club de aquél país y al llegar los encerraban y los obligaban a prostituirse. Las autoridades liberaron a siete pibes, entre ellos un argentino.

MDZ Deportes

MDZ Deportes

La Guardia Civil española liberó en las últimas horas a siete futbolistas, entre ellos un argentino, que vivieron un verdadero infierno: fueron llevados a Cádiz con la promesa de ubicarlos en un club de fútbol y, al llegar, los privaron de su libertad y los explotaron sexualmente. Según informa el diario Clarín, los encontraron en condiciones infrahumanas.

Los siete, entre los cuales se encontraba un menor de edad, jugaban al fútbol y fueron captados por supuestos cazadores de talentos con la promesa de continuar con su carrera en el Viejo Continente, el sueño de todo jugador, y tener la posibilidad en paralelo de tener un trabajo bien remunerado. Su liberación fue parte del operativo Promise comandado por la Guardia Civil por el cual ya hay tres detenidos.

El modus operandi de la organización consistía en enviar reclutadores a diferentes países de Sudamérica para captar jugadores en buena forma física y con la promesa de la gloria europea. Tras llegar a Cádiz, fueron llevados a una casa de Prado del Rey, donde les retenían sus pasaportes y les sacaban la poca plata que llevaban.

La Guardia Civil explicó que allí "los tenían hacinados en una sola vivienda y sólo es permitían relacionarse entre ellos, manteniéndolos en la más absoluta indigencia, llegando en ocasiones a tener que mendigar en las calles para poder subsistir".

Luego jugaban con la desesperación de los jóvenes y les ofrecían como salida participar de un chat de contactos homosexuales controlado por el líder de la organización por el cual pactaban encuentros en los que terminaban siendo prostituidos. Las víctimas cobraban el dinero, la organización se lo quitaba y los volvían a encerrar.

"Una vez que la víctima había participado en alguno de estos encuentros, era amenazado con trasladar esta información a sus familiares en Sudamérica, consolidando la posición de dominio y abuso de situación de superioridad", relató la Guardia Civil sobre cómo eran extorsionados.

Los siete jóvenes fueron liberados por el Equipo de Delitos contra las Personas de Cádiz y recibieron el status de "víctimas de trata" por las autoridades españolas.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?