La emotiva carta de Braian Toledo que se repartió en su entierro

La emotiva carta de Braian Toledo que se repartió en su entierro

Fue escrita hace poco menos de un año para su madre, sus hermanos, sus familiares, sus entrenadores, los dirigentes y auspiciantes. "Pasa la vida y no te das cuenta de lo importante que es cada persona”, dice en uno de los párrafos.

MDZ Deportes

MDZ Deportes

La trágica muerte de Braian Toledo conmocionó a todo el mundo del deporte, sin embargo, en el momento de su entierro sus allegados se emocionaron aún más. La familia del lanzador de jabalina, decidió entregar una copia de la carta que el joven había escrito tiempo atrás y desde Finlandia.

Esa sensibilidad se vio reflejada incluso durante su entierro. Allí, su familia decidió compartirla. Si bien la idea era leerla ante todos los presentes, la carga emotiva hizo que no pudiera ser posible. Fue escrita hace menos de un año y dedicada a su madre, sus hermanos, sus familiares, sus entrenadores, los dirigentes y sus auspiciantes.

Toledo falleció el jueves luego de tomar una loma de burro que no estaba señalizada; perdió el control con su moto e impactó contra dos palmeras que hay en la isleta central que divide las dos calzadas de la ruta 40 en ese lugar.

La carta completa

"Cuando todavía vivía en Marcos Paz, se me hacía cotidiano cruzarme a todo el mundo y no lo valoraba. Es feo decirlo, pero es como que te da igual. Pasa la vida y no te das cuenta de lo importante que es cada persona

Pero cuando no estás acá, percibís el detalle mínimo de cómo te saludaba un vecino, tu tío, o el mate que hacía tu prima. Te acordás de hasta de la sensación de lo que sentías en ese momento. Y cuando ves dónde estás, en mi caso en Finlandia, con mucho frío, adentro de la casa, decís: ‘Me encantaría estar una tarde en Marcos Paz’ o con mi familia o mis amigos. Ahí estás tan enfocado en lo que tenés que hacer que no dimensionás lo importante que es para vos. Te das cuenta de lo que necesitás cuando no lo tenés.

Vivir en Finlandia me cambió. Vivir el día a día, que mis seres queridos sepan que los quiero, que estoy, por más que no tenga mucho tiempo a veces. Por eso, estando acá, el poco tiempo libre que tengo lo destino para verlos, porque sé que siempre están esperando que pase a saludarlos, que los visite. Eso es lo que más se extraña: el afecto, la contención, el cariño. Eso que tenemos nosotros los argentinos, sobre todo cuando se trata de familiares o amigos. Al principio fue duro, pero me acostumbré a valorar la vida, el día a día. Antes no me pasaba, era como que los días corrían y nada más.

A veces estoy acostado y miro dónde estoy, mi alrededor, la gente que me acompaña. Hace 13 años estaba en otro lugar, durmiendo en un colchón en el piso, sin tener para comer, sin tener ropa, sin tener nada. En ese entonces, con la convicción y la seguridad de que quería cambiar mi vida, salí a buscar algo que no sabía hasta dónde iba a llegar. Por eso soy totalmente consciente de que cualquiera puede cambiar su vida. Se los digo yo que lo logré. No me pueden decir: ‘No, no es posible’. Desde el lugar más recóndito del que puedas salir, podés. Simplemente con la actitud, quizás en la primera no puedas, pero en algún momento vas a salir.

Soy lo que soy por cómo me criaste. Siendo dura, estricta, exigente. Vivía bajo presión, porque en la escuela me tenía que sacar un diez; para vos un nueve era malo. Gracias a esa presión, hoy a mí las presiones no me afectan (…) Me enseñaste que una mujer vale muchísimo. Vos sola nos dabas de comer a Débora y a mí. De lunes a sábados te ibas a las 6 de la mañana y volvías a las 10 de la noche. Por eso pienso que las mujeres tienen mucho más ovarios que muchos hombres".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?