El testimonio que complica a los futbolistas de Vélez en la denuncia por abuso

El testimonio que complica a los futbolistas de Vélez en la denuncia por abuso

Una testigo de la causa por abuso sexual en la que se vieron implicados cuatro futbolistas de Vélez cambió su testimonio y los involucró en la acusación. De momento, el único apuntado es el entrenador Juan José Acuña, pero las cosas podrían cambiar.

MDZ Deportes

MDZ Deportes

Vélez Sarsfield se vio conmocionado semanas atrás tras la denuncia de una joven por abuso sexual, situación que se habría dado en la casa del futbolista mendocino Juan Martín Lucero durante una fiesta a la que asistieron Thiago Almada, Ricardo Centurión y Miguel Brizuela, todos jugadores del Fortín, y el testimonio de una testigo los podría comprometer mucho más.

Para la Justicia, los cuatro jugadores son testigos de un hecho que por ahora tiene un solo acusado, el entrenador Juan José Acuña, pero una amiga de la víctima, que estaba en dicha fiesta, decidió ampliar su testimonio en la Unidad de Género de San Isidro, patrocinada por la abogada Raquel Hermida, y en diálogo con Infobae dio detalles de la situación.

Según la mujer en cuestión, identificada solamente con la letra C, hubo más abusadores, acusa a ciertos jugadores y apuntó contra la fiscal del caso, Laura Zyseskind, acusándola de no tomar por completo su primer testimonio, declaración que terminó firmando, según sus palabras, sin leer porque confió en que estaba completa.

C. asegura que a su amiga, la víctima, la encontró en una situación rara en una habitación junto a uno de los jugadores y una mujer, mientras otro de los futbolistas miraba. Le preguntó si estaba bien y "me pareció entender que sí". Pero no se quedó tranquila y decidió volver, y allí la encontró desmayada y con Acuña saliendo de encima suyo, subiéndose los pantalones.

Según esta testigo, le pidió ayuda a Centurión, en vano, y cuando quiso llamar al 911 Lucero le dijo "no llamés a la Policía, lo arreglamos".

Como su relato es diferente al original, argumentó que "el relato es el mismo. Yo a la fiscal le conté todo, pero escribió lo que quiso. Fue todo muy raro. Entendí que algo pasaba por el tipo de preguntas que me hacía, como desde cuando conozco a M. (la víctima) o cómo son nuestras redes sociales. A nosotros, que éramos víctimas nos trataba como victimarios. Le dije en la cara que ella había arreglado y se lo repetí a la mañana siguiente por WhatsApp. 'No puedo creer que siendo mujer la hayan comprado', le dije".

Ante la consulta sobre por qué firmó la declaración si no estaba completa, respondió que "firmé sin leer. Ella me dijo “firmá acá” y yo firmé. Mirá si iba a pensar que estaba omitiendo todo lo que yo le había contado".

Leé la nota completa en Infobae.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?