Liverpool ganó el clásico ante el United y se afianza cada vez más

Liverpool ganó el clásico ante el United y se afianza cada vez más

El campeón del mundo se impuso por 2 a 0 al Manchester United en una nueva edición del clásico inglés, jugado en Anfield, y le sacó 16 puntos de ventaja a su escolta, Manchester City, que ayer igualó ante Crystal Palace.

MDZ Deportes

MDZ Deportes

El Liverpool venció este domingo por 2-0 al Manchester United, con goles de Virgil van Dijk y de Mohamed Salah, para cerrar así la jornada 23 de la Premier League, cuyo liderazgo sigue de modo incontestable en poder de los 'reds', ahora con 64 puntos y aún más lejos de su perseguidor Manchester City, al que saca 16 puntos con un partido menos.

El 2-2 de los 'citizens' en la víspera, frente al Crystal Palace, había puesto una particular alfombra roja al Liverpool de cara a su compromiso dominical en Anfield. Y los pupilos de Jürgen Klopp lo aprovecharon bastante bien, imponiéndose al eterno rival y mostrando al mismo tiempo una versión de calidad.

La primera parte solo tuvo color local, con Van Dijk abriendo el marcador de cabeza en un córner. A punto de alcanzar el cuarto de hora, Trent Alexander-Arnold tiró esa pelota parada y el central neerlandés se elevó más que nadie, ganándose un hueco a la espalda de Brandon Williams y adelantándose al salto de Harry Maguire.

El capitán visitante también falló en un gol anulado poco después a Roberto Firmino. Nada más cumplirse el minuto 24, el brasileño anotó un derechazo cruzado dentro del área, habiendo recibido un pase de Sadio Mané; aunque el senegalés robó bien la pelota a Maguire, la jugada había nacido de una falta de Van Dijk al arquero español David de Gea.

El VAR corrigió la decisión del árbitro, que en principio había dado validez a todo, y salvó a un United bastante pobre. Incluso encajaron otro gol los 'diablos rojos' antes del descanso, obra de Georginio Wijnaldum, pero también anulado por estar en fuera de juego al momento de recibir la asistencia de Alex Oxlade-Chamberlain.

La dinámica siguió igual en el arranque del segundo tiempo, como demostró un fuerte zurdazo de Jordan Henderson desde fuera del área, desviado al poste por De Gea. La réplica visitante llevó la rúbrica especialmente de Anthony Martial, que sin embargo dejó vivo a un Liverpool letal en muchos aspectos.

Cuando los pupilos de Ole Gunnar Solskjaer estaban volcados en campo contrario, ya en el descuento, Salah sentenció al contragolpe. Alisson Becker agarró una pelota muerta en su área y enganchó un saque largo para que el ariete egipcio galopara, zafándose de Daniel James y batiendo a De Gea por abajo. Un triunfo de prestigio que puso tierra de por medio.

Para colmo, el Leicester City se quedó con 45 puntos después de caer por 2-1 en su visita al Burnley. A pesar de inaugurar el electrónico de Turf Moor en el 33', con un derechazo potente y raso de Harvey Barnes, el cuadro visitante se vio remontado durante el segundo acto.

Chris Wood, rematando en un córner a bocajarro (min. 56), y Ashley Westwood, con un tiro en carrera dentro del área rival (min. 79), voltearon la situación y amargaron al Leicester, que redondeó su mal desempeño con un penalti fallado por Jamie Vardy cuando todavía iban 1-1.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?