Copa Argentina: Muñeco Goliat vs Sapo David

Copa Argentina: Muñeco Goliat vs Sapo David

Descontado que River es el claro candidato a quedarse con la Copa Argentina y que lo contrario supondría una de las sorpresas más resonantes de la historia del fútbol argentino, va de suyo el atractivo del tácito duelo entre los entrenadores Marcelo Gallardo y Gustavo Coleoni.

MDZ Deportes

MDZ Deportes

Descontado que River es el claro candidato a quedarse con la Copa Argentina y que lo contrario supondría una de las sorpresas más resonantes de la historia del fútbol argentino, va de suyo el atractivo del tácito duelo entre los entrenadores Marcelo Gallardo y Gustavo Coleoni.

Cada quien ya lo ha dicho en su momento y a su manera: Gallardo respeta y valora a Coleoni y el Sapo Coleoni, que así lo llaman, cultiva una admiración tal hacia el Muñeco que no bien su Central Córdoba pasó a la final lo inspiró a calificarlo de "el mejor".

Por extensión, el cordobés da al partido la dimensión que tiene y en esa misma clave subraya que una victoria de su equipo sería "lo máximo".



Desde la perspectiva del equipo santiagueño destacan dos aparentes ventajas que se suman a las ya consabidas de que el fútbol es el deporte al que la Señora Lógica mira con mayor recelo y que 90 minutos contienen un amplio abanico de posibilidades.

River llega lejos de su mejor momento anímico y aun en su mejor versión los rivales que más lo incomodaron tienen puntos en común con Central Córdoba o jugaron de una forma similar a la que se estima lo harán este viernes en Mendoza.

A grandes rasgos el equipo que dirige Coleoni ofrece la capital virtud de ser consciente de sus limitaciones y desde esa base sale a trabajar cada partido, un verbo que nada tiene de ocioso ni de caprichoso: sin un trabajo ordenado, constante y solidario, se reduce a la mínima expresión.


De ahí que Coleoni considere que el pilar supremo de los suyos es la incomodidad que genera en los adversarios.

Incomodidad, desde luego, entendida como la astucia de conocer los lados débiles de los de enfrente y hacer de la propia debilidad la oportunidad de devenir más fuerte.

Esta premisa general y asimismo natural en un plantel de los más austeros de Primera División, se volverá específica y urgente cuando el sábado el River del Napoleón Goliat intente imponer las condiciones y las circunstancias al Central Córdoba del Sapo David.

Como en toda final que es justa y debida, habrá expectación, emoción, compromiso, sudor, atrevimiento, maña, calor, color y, cómo no, despliegues tácticos.

¿Para qué sirve la táctica?

Al que dispone de menor materia prima, Coleoni y Central Córdoba, la táctica asiste para compensar la desventaja originaria.

Y al de mejor materia prima, Gallardo y River, la táctica suma herramientas e inhibe la inspiración obligatoria y excusa de manual de que "hoy los muchachos se levantaron mal".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?