Probamos YouTube Premium: ¿vale la pena?

El servicio de streaming habilitó para Argentina su servicio pago. Promete música, series, películas y nada de publicidad. ¿Cumple?

Avatar del Francisco Pérez Osán

Francisco Pérez Osán

YouTube Music, parte del paquete pago del servicio de streaming.

YouTube Premium llegó ayer al país con una gran cantidad de promesas que a primera vista parecen difíciles de cumplir: música, series y películas sin publicidad por sólo $119 al mes. Es decir, una especie de mezcla entre Netflix y Spotify, por una fracción del precio de ambas plataformas.

​La realidad es que el gigante de los videos técnicamente cumple con todo lo que prometió. Para la música tiene una aplicación aparte, YouTube Music, que además de contar con un catálogo de artistas tiene los millones de videos que se subieron a YouTube durante sus casi 15 años de existencia. Este es su punto fuerte cuando se lo compara con Spotify. Entre los videos hay verdaderas joyas que no se ven en otro lugar, especialmente versiones de algunos temas en vivo. El punto flaco es que el catálogo de Spotify es más completo (a pesar de, curiosamente, tiene menos canciones). Esto se debe a que los artistas que acceden a estar en esta plataforma lo hacen con su discografía completa, mientras que en YouTube Music no. La calidad de reproducción de Spotify también es más alta, algo que los melómanos no pueden dejar pasar.

​Lo más flojo de YouTube Premium viene con las producciones originales. En total son menos de 100 producciones, y sólo una de éxito: la serie Cobra Kai. Si algo quedó claro tras un día de prueba, es que -a menos que se produzcan muchos cambios- es imposible que YouTube Premium reemplace a los servicios más establecidos de streaming como Netflix o Amazon Prime Video. Sin embargo, sacando los originales, sigue existiendo la gigantesca cantidad de videos subidos a la página, entre los que se encuentran series y películas completas. Hay que tener en cuenta que esas se pueden también se pueden ver gratis.

El punto de venta fuerte, para los usuarios móviles, es la desaparición de la publicidad. Durante los últimos dos años YouTube aumentó drásticamente la cantidad de anuncios que se veían antes y durante la reproducción de los videos. Actualmente, en un video de 10 minutos se ven entre dos y tres anuncios que generalmente se pueden omitir a los 5 segundos. Si bien esto no pasa de ser más que una molestia, para los usuarios más intensivos se vuelve casi intolerable. Pagar poco más de 100 pesos por mes para evitar las publicidades es extremadamente tentador.

Quienes se inscriban en los próximos seis días podrán probar el servicio gratis por tres meses.

​Una de las funciones más esperadas que llegan con Premium es la posibilidad de reproducir videos aún cuando la aplicación está minimizada, algo que resultaba imposible antes. Además ahora se permite bajar videos para verlos sin conexión la misma función que Netflix implementó el año pasado.

La posibilidad de sacar los anuncios de los videos de YouTube es el mejor punto de venta. Para los usuarios que vean contenido de la plataforma por más de media hora al día será un cambio rotundo. O sea, un rotundo "sí" a pagar la versión Premium.

Algo a tener en cuenta: quienes quieran probar la nueva modalidad lo pueden hacer gratis durante tres meses si se inscriben en los próximos seis días. Después, la versión de prueba durará sólo un mes.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?