Di Césare condenado a 18 años de prisión por el crimen de Julieta González

El Tribunal Penal Colegiado 2 lo condenó a esa pena por el delito de Homicidio Simple por la muerte de la joven, ocurrido en septiembre de 2016. La familia reclama que no se contempló la perspectiva de violencia de género y confirmaron que apelarán.

Redacción MDZ

Andres Di Cesare

Pachy Reynoso/MDZ

Andrés Di Césare (26) fue condenado a 18 años de prisión por haber sido encontrado culpable del homicidio de Julieta González (21), ocurrido en septiembre de 2016. La sentencia fue por Homicidio Simple y no se tuvo en cuenta la relación de pareja entre ambos, por lo cual la familia no está conforme y apelará el fallo.

El Tribunal Penal Colegiado 2, integrado por los Doctores Jorge Coussirat, Alejandra Rato, y Mauricio Juan, condenó al acusado esa pena entendiendo que no se trató de un caso de violencia de género, lo cual fue rechazado por la defensa y los familiares de Julieta.

Susana González, madre de Julieta, expresó: "No estamos conformes, ellos tenían una relación de pareja y yo lo dije durante el juicio, y yo no miento. Ellos se conocían de chiquitos y en ese momento estaban en pareja. Para nosotros fue un femicidio y apelaremos este fallo".

Por su parte Carolina Jacky, abogada querellante, aseguró a los medios que se apelará en Casación luego de que se presenten los fundamentos de la decisión.

"Seguimos insistiendo en que esto fue un femicidio. El tema en cuestión era si se seguía con una doctrina y jurisprudencia patriarcal y machista o se cambiaba. Entendemos esto como un retroceso judicial", dijo Jacky.

Además, agregó: "Tenemos una ley Micaela, a la que Mendoza todavía no adhirió, que dice que es obligación de los tres poderes del Estado capacitarse en perspectiva de género. Esto es una lucha, sabemos que es un cambio cultural". 

El caso

Julieta González desapareció el 21 de septiembre de 2016 cuando se subió al auto Ford Fiesta de Andrés Di Césare en Maipú. El cuerpo de la joven fue hallado una semana después en las inmediaciones del penal de Almafuerte, en Cacheuta, y presentaba signos de haber sido estrangulada y golpeada en la cabeza con un objeto contundente hasta provocarle la muerte.

Unos días después fue detenido Di Césare, con quien la joven mantenía relaciones ocasionalmente. El análisis de su celular fue clave para imputarlo. Los investigadores confirmaron que mantenía una relación con Julieta y que los días cercanos al crimen buscó cómo deshacerse de un cuerpo y borrar rastros de ADN.

Además, encontraron rastros de sangre de la víctima en el auto de Di Césare y hallaron rastros de piel del imputado debajo de las uñas de Julieta. En su declaración, el acusado reconoció que mantuvo una pelea con la víctima en su auto aquel 21 de septiembre, pero que luego la dejó en su casa y no supo nada más de ella.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?