No le pagaron el alquiler y mandó a 7 matones que echaron a la gente a patadas

No le pagaron el alquiler y mandó a 7 matones que echaron a la gente a patadas

Un hombre que alquilaba un inmueble para hacerlo funcionar como hotel se atrasó con los pagos. Aparentemente, el dueño contrató a algunos matones que entraron, sacaron a los huéspedes y dejaron "limpias" las instalaciones. Pero entre los desalojados había un policía. Ocurrió en Santiago del Estero.

MDZ Policiales

MDZ Policiales

Un incidente que roza el humor más oscuro se suscitó en las últimas horas en la localidad de Quimilí (Santiago del Estero). De acuerdo con colegas locales, todo comenzó cuando un hombre que alquilaba un inmueble y lo hacía funcionar como hotel se atrasó varios meses en el pago. Entonces aparecieron al menos siete matones, ingresaron al sitio y luego de sacar a los huéspedes violentamente dejaron el espacio "libre" para que retornara el propietario. 

Lo que no sabían, desde luego, es que entre los huéspedes del hotel "Peniel", ubicado en Avda. Rivadavia prolongación, había un alto jefe policial, el comisario mayor Acosta, jefe del Departamento de Seguridad 12. Eso le dio un final aún más bizarro a la historia. 

A eso de las 15, los sujetos armados irrumpieron en el edificio, golpearon al encargado y metieron a las personas que estaban en algunas de las 20 habitaciones dentro de una cocina. El comisario Acosta fue amenazado de muerte junto al resto de los presentes.

Desenlace 

Los primeros reportes indican que el lugar pertenece a un tal Julio Sánchez, que tiene domicilio en Lanús (prov. de Buenos Aires). Sánchez ha denunciado a un tal Danilovich por alquilarle el sitio y no pagarle desde marzo del 2020, aproximadamente en la época en que -pandemia de covid mediante- se suspendieron los desalojos. 

Se cree que por eso pasó lo que pasó. Los matones le dieron una paliza a Danilovich y se fueron. A continuación, como por casualidad, llegó el propietario con dos de sus hermanos y algunos empleados de una empresa de seguridad, quienes venían a "tomar posesión del inmueble".

Pero para entonces, el policía Acosta -cautivo en la cocina- ya había informado a las autoridades a través de un teléfono y se escuchaba el zumbido de las patrullas.

Foto: Diario El Liberal.

Los uniformados alcanzaron a detener a siete sospechosos -otros cuatro se escaparon-. Y al ver que el incidente se le iba de las manos, Sánchez juró no conocer a los matones

La explicación no convenció al fiscal Miguel Torressi, quien dispuso que los hermanos también quedaran tras las rejas junto a cuatro empleados de seguridad privada que estaban con ellos. En síntesis: matones, hermanos del propietario y empleados de seguridad terminaron presos. Los reportes no especifican si los huéspedes lograron volver a sus habitaciones.

 

 

 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?