Cuál fue el asesinato más misterioso (y menos investigado) del 9/11

Cuál fue el asesinato más misterioso (y menos investigado) del 9/11

Durante una jornada que aún hoy está llena de incógnitas, Henryk Siwiak fue atacado a tiros en un barrio de Nueva York. Debido a que ese mismo día se produjo el atentado a las Torres Gemelas, su caso se olvidó. Hasta hoy no se sabe quién lo atacó ni por qué. Tal vez el enigma nunca se resuelva.

MDZ Policiales

MDZ Policiales

Estaba por terminar el 11 de septiembre de 2001, uno de los días más memorables del siglo XXI, cuando sonaron tiros en la esquina de Albany y Decatur (Brooklyn, Nueva York). En el suelo yacía Henryk Siwiak, un polaco de 46 años que fue atacado a plomazos. No había incidentes donde él estaba. No hubo testigos. Y su muerte sigue siendo una de las más extrañas del día en que cayeron las Torres Gemelas.

Siwiak había nacido en Cracovia, era casado y tenía dos hijos. Al quedarse sin trabajo, decidió ir a probar suerte a Estados Unidos, donde tenía una hermana. Se quedó allí como ilegal y empezó a conseguir diversas changas, al tiempo que intentaba aprender los rudimentos del inglés.

Para comienzos de 2001, ya era uno de los tantos obreros de la construcción de Manhattan. Cuando en la mañana del 11 de septiembre fue a la construcción donde lo habían contratado, vio que estaba todo cerrado. Entonces tomó el subte para regresar a lo de su hermana, donde vivía. En el camino, descubrió que ofrecían un empleo en otro lado y cambió de planes

Los televisores de todo el mundo repetían la imagen de los aviones estrellándose contra los rascacielos. Nueva York era una postal apocalíptica.

El atentado que marcó aquel día.

Últimas pistas

La pesquisa indica que a Siwiak le ofrecieron comenzar en un puesto de limpieza esa misma noche. Al ver las noticias, el hombre llamó a su esposa, Ewa, que estaba muy preocupada, siguiendo las novedades por TV desde Polonia. "Estoy bien, no te preocupes. Vi uno de los aviones chocando contra los edificios", le dijo.

—No salgas a la calle. Hoy la ciudad puede ser un lugar muy peligroso— contaría Ewa que le insistió en aquel entonces. 

Siwiak no la escuchó. Se puso botas, una campera camuflada, e intentó llegar al supermercado donde lo habían contratado. A las 11 de la noche, se lo vio salir de una estación de subte hacia la avenida Albany. Al llegar a esa calle, se equivocó de camino y se metió en Bedford–Stuyvesant, que entonces era considerado un barrio peligroso.

Herido, Siwiak intentaba caminar. Pero dejaba un reguero de sangre en el suelo 

11:40. Testigos oyeron una discusión y disparos. Siwiak ya estaba herido de un balazo en el pulmón. Caminaba para alejarse del lugar, pero iba dejando un reguero de sangre. Tocó la puerta de una casa para pedir ayuda: la gente de adentro estaba aterrorizada por los atentados y el ruido de disparos y no le abrió

En medio de la calle desierta, Siwiak siguió caminando hasta que se derrumbó boca abajo

Sin policías

Era el peor momento para investigar un homicidio. La Policía de Nueva York tenía a todos sus agentes destinados a otras cosas, como contener la hecatombe que se desarrollaba en las inmediaciones de las Twin Towers, donde había miles de muertos

En consecuencia, la escena del crimen no fue cercada para buscar evidencias. Y entre lo poco que se pudo recolectar había unas vainas servidas: hubo al menos siete disparos, de los cuales sólo uno impactó en Siwiak.

Fuera de las muertes por los atentados, el asesinato de Siwiak es el único que se registró aquel día en Nueva York 

El cadáver tenía su billetera con 75 dólares, por lo que se descarta un homicidio en ocasión de robo. La hermana del hombre, Lucyna, está convencida de que alguien pensó que Siwiak era un terrorista. Tenía la campera militar, las botas y un inglés con fuerte acento: eso pudo haber complicado su situación. 

Hoy el expediente es considerado un cold case, uno de esos "casos fríos" en los que durante décadas no hay novedades. Los medios jamás le dieron importancia al hecho, preocupados por la espectacularidad de los atentados. 

Por fuera de las muertes en las Torres Gemelas, el homicidio de Siwiak es el único que se registró en la ciudad de Nueva York durante aquel día que quedó en la Historia.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?