Un docente mató de un escopetazo a un ladrón entró a su casa con un machete

Un docente mató de un escopetazo a un ladrón entró a su casa con un machete

Un hombre encapuchado rompió una ventana de la casa con un machete. Desde adentro, el docente le advirtió que estaba armado y luego disparó la escopeta cuyo perdigón traspasó una pared de madera e impactó en el pecho del ladrón que murió en el acto.

MDZ Policiales

MDZ Policiales

Un docente de 35 años mató de un escopetazo a un delincuente que ingresó con un machete aparentemente para robar a su domicilio de la localidad bonaerense de Virrey del Pino, partido de La Matanza, informaron hoy fuentes policiales y judiciales.

El hecho ocurrió cerca de la 1.30 de esta madrugada en una vivienda ubicada en la calle Magnolia al 1100 del mencionado partido del Oeste del conurbano bonaerense.

Las fuentes indicaron que el dueño de la casa, identificado como Fernando Ezequiel Cáceres (35), de profesión docente, se encontraba descansando cuando sintió ruidos dentro de su propiedad. Al salir de su habitación observó por la ventana a un hombre encapuchado que portaba un machete queriendo entrar a la casa.

En ese momento, Cáceres le gritó que estaba armado y tomó una escopeta doble caño marca Browning calibre .16, que un familiar le había prestado debido a los casos de inseguridad que había en la zona.



En ese momento, el hombre rompió uno de los vidrios de una ventana de la casa, por lo que Cáceres disparó una vez, y el perdigón atravesó la pared de madera e impactó en el pecho del delincuente, quien murió en el acto. Según la primera pericia en el lugar del hecho, la víctima recibió un disparo a la altura del tórax.

“Nunca (Cáceres) había disparado en su vida. La escopeta se la había facilitado un cuñado porque el lugar no era seguro. El delincuente ingresó a los machetazos con intenciones de matarlo”, dijo una fuente con acceso al expediente.

El fiscal Federico Medone, titular de la UFI especializada en Homicidios de La Matanza, convocó a la Policía Científica para realizar las pericias correspondientes y ordenó la incautación del arma utilizada. En tanto, no tomó ningún temperamento legal hacía Cáceres, añadieron las fuentes, ya que se trató de un caso de legítima defensa.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?