"Soy el elegido de Dios": un policía tuvo un brote psicótico y se atrincheró

"Soy el elegido de Dios": un policía tuvo un brote psicótico y se atrincheró

Se trata de un agente de 25 años que se desempeña en Ciudad de Buenos Aires. Fueron a buscarlo porque estaba faltando al trabajo. Lo hallaron semidesnudo, con la música a todo volumen y gritando incoherencias. Al llegar los efectivos, tomó a uno por rehén. Mirá cómo terminó el asunto.

MDZ Policiales

MDZ Policiales

Anoche cerca de las 21, en una vivienda ubicada en Pintos al 900 (Ituzaingó), un policía se volvió loco, se atrincheró en su casa y hasta hirió a otro agente que participó en el operativo de arresto. Hacía dos días que Ricardo Gastón Acosta (25), quien se desempeña en la Ciudad de Buenos Aires, no se presentaba a trabajar. Cuando lo fueron a notificar para que volviera al Departamento de Operaciones Urbanas, se encendió una escalada que terminó luego de más de cinco horas.

Acosta estaba en su casa, a los gritos y con la música al palo. Los oficiales que lo habían ido a ver insistieron: se asomaron por la ventana y lo divisaron adentro, semidesnudo. Entonces el desquiciado agarró su arma reglamentaria y anticipó que los iba a matar.

Tan agresivo estaba, que hubo que llamar refuerzos de la Comisaría 1ra. de la zona. Llegaron a los pocos minutos. Y ahí estaban, varios uniformados en la puerta de la casa de un colega que había perdido la cordura.

Finalmente, Acosta salió. Llevaba en la mano un crucifijo y repetía "soy el elegido de Dios".

La captura

Los agentes quisieron atrapar al sujeto, pero este logró zafarse y se metió de nuevo a su vivienda. Desde allí disparó por lo menos 10 tiros, uno de los cuales impactó en el abdomen de uno de los policías que participaban del procedimiento, un subteniente que tenía puesto chaleco antibalas y fue trasladado al hospital de Haedo, donde se encuentra fuera de peligro.

"Ratita, ahora te mato"

En ese momento, otro efectivo quedó adentro del domicilio, donde fue tomado como rehén y amenazado de muerte por Acosta. “Ratita, ahora te mato”, le gritaba el Policía de la Ciudad mientras lo sostenía. Según aseguraron fuentes judiciales, el delirante les dio "dos segundos" a los policías para que se fueran. "Si no se van, le disparo", advirtió.

La situación se había puesto tan compleja que el fiscal Patricio Ventricelli, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 Descentralizada de Ituzaingó, llamó al Grupo Halcón, un cuerpo de élite de la bonaerense, que llegó acompañado de un mediador. Más de cinco horas más tarde, el agresor se entregó.

"Yo creo en ustedes", les confesó a los grandulones que se lo llevaban, luego de vestirlo con una campera del Barcelona y un jogging (foto).

Quién es

Los primeros reportes indican que Acosta nació en Formosa y hace unos cinco años que era policía. La casa en la que vivía se la prestó o alquiló un familiar. Tras lo ocurrido, lo asistió un cuerpo de psicólogos, para verificar si tiene idea de lo que hizo. Se le realizaron, por otra parte, análisis de alcoholemia y drogas. En la vivienda se encontraron dos plantas de marihuana pero, se sabe, esa sustancia no suele producir incidentes violentos. 

La carátula del caso es tentativa de homicidio agravado por el uso de arma de fuego. Si se confirma que el joven comprendió sus actos, será indagado en las próximas horas por el fiscal Ventricelli. De lo contrario, quedará a cargo de un tribunal de familia que decidirá su internación.

 

 

 

 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?