Revelaron detalles macabros del sacerdote que encontraron muerto en una iglesia

Revelaron detalles macabros del sacerdote que encontraron muerto en una iglesia

El sacerdote Oscar Juárez fue hallado sin vida en la parroquia donde residía y los peritos confirmaron que fue asesinado a puñaladas por, al menos, dos personas que ingresaron a la iglesia a robar. El religioso habría ofrecido resistencia, pero terminó con múltiples heridas y amordazado.

MDZ Policiales

MDZ Policiales

Un sacerdote tucumano fue asesinado a puñaladas y su cuerpo fue hallado tapado con una sábana, tras ser atacado por al menos dos delincuentes que asaltaron la vivienda donde residía en el interior de la parroquia San Martín de Porres, en la ciudad de Tucumán, y le robaron dinero y algunas pertenencias, informaron fuentes policiales y judiciales.



El hecho ocurrió en la parroquia ubicada en la calle San Martín y Castro Barros, de la capital provincial, y la víctima fue identificada como el sacerdote Oscar Juárez (67), quien fue asesinado de "varias puñaladas" en distintas partes del cuerpo, según reveló la titular de la Fiscalía a cargo de la investigación, Adriana Giannoni.

El hecho fue descubierto en la mañana del miércoles cuando una empleada de limpieza llegó a la parroquia y descubrió que estaban violentadas las puertas de la casa donde se alojaba Juárez, por lo que dio aviso a la policía. De inmediato, un patrullero concurrió al lugar y encontró el cuerpo del sacerdote tapado con una sábana y con heridas en todo el cuerpo.

Según la funcionaria judicial, al menos dos personas ingresaron a la vivienda de Juárez luego de violentar las puertas de acceso y tras mantener una disputa con el sacerdote, quien habría intentado defenderse, lo apuñalaron y huyeron del lugar con dinero y algunas pertenencias de la víctima.



“El móvil del crimen sería un robo y aparentemente los agresores tenían todo listo para escapar del lugar cuando fueron sorprendidos por el padre, quien aparentemente ingresó en ese momento y se encontró con los ladrones", explicó Giannoni a los medios de prensa.

La representante del Ministerio Público Fiscal explicó que el sacerdote "no estaba atado", aunque aseguró que tenía "una cinta que le daba vuelta en toda la cara” como si hubiesen querido amordazarlo.

Además, explicó que los peritos determinaron que había "varias puertas violentadas y es casi seguro que actuaron dos o tres personas, aunque por el momento no hay sospechosos identificados".

Según las primeras pericias de los médicos forenses, el ataque se produjo entre la 1 y las 2 de la madrugada, aunque el cuerpo, que estaba tapado con una sábana, fue encontrado 10 horas después por la persona encargada de realizar la limpieza en la iglesia.



La víctima tenía 67 años, llevaba 42 años como sacerdote y desde hace 13 estaba a cargo de la parroquia San Martín de Porres, según precisaron fuentes del arzobispado.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?