Así son los días de Gil Pereg como paciente psiquiátrico en El Sauce

Así son los días de Gil Pereg como paciente psiquiátrico en El Sauce

Desde hace meses, el israelí acusado de matar a su madre y a su tía permanece internado en ese centro de salud mental. La pandemia ralentizó los tiempos de la Justicia. Y mientras el calendario avanza, el pedido de elevación a juicio todavía está en veremos. Las rutinas del "hombre gato".

Facundo García

Facundo García

Los días de Nicolás Gil Pereg (39) como paciente psiquiátrico no parecen muy diferentes a los de antes. Sigue siendo un tipo huraño al que le cuesta conectar con el exterior. El alto y barbudo interno que llegó al hospital El Sauce hace unos meses pasa las noches medicado; y la causa en la que se lo acusa por haber matado a su madre Pyrhia Saroussy (63) y su tía Lily Pereg (54) ingresó en una zona de turbulencias, luego de sucesivas apelaciones que se sumaron a las dificultades operativas que acarreó la pandemia. Lo concreto, hoy, es que la elevación a juicio todavía no sale y no hay fecha certera para el comienzo del debate.

"Desde hace casi medio año, Pereg permanece bajo tratamiento a causa de su estado psicológico. Le dan un potente antipsicótico y tenemos la esperanza de que su parafrenia se suavice. Sin embargo, también se espera que la enfermedad siga avanzando, con daños mentales que los medicamentos tal vez no puedan reparar", contó a MDZ el abogado Maximiliano Legrand, uno de los defensores de Pereg. 

Es una de la perspectivas. Desde la fiscalía miran esto de reojo. Semanas atrás, una fuente vinculada al Ministerio Público comentó que estando en El Sauce, Pereg llenó de excremento las paredes de su habitación. Le trajeron artículos de limpieza y le dijeron que si no higienizaba el lugar lo iban a enviar de nuevo a la cárcel. "Al ratito estaba todo limpio", reportó la fuente.

Desde luego, eso tampoco es prueba de que Pereg esté cuerdo. La locura no implica que no se comprendan las advertencias. "En términos prácticos -sigue Legrand- el proceso judicial está suspendido hasta que nuestro cliente pueda salir de su internación. Y aguardamos que la Cámara de Apelaciones nos diga si habrá o no elevación a juicio".

Pereg en otras épocas, cuando le decían "el Floda" (Adolf al revés, por Hitler).

Al grano

El abogado cuenta que cada vez que los representantes legales van a hablar con Pereg a El Sauce, pasan horas antes de "ir al grano". "Nos relata cualquier cosa durante lapsos interminables. Es muy desgastante", admite el letrado, aunque reconoce que desde que el imputado está en el psiquiátrico lo nota "menos exaltado y un poco más conectado con la realidad".

"Nunca demuestra afecto"

Días atrás, la Suprema Corte de Justicia provincial informó que ya están listos los protocolos para iniciar los juicios por jurados en el Gran Mendoza, luego de una experiencia pionera en San Rafael. De implementarse esa nueva modalidad, el caso Gil Pereg resaltaría como uno de los procesos más interesantes a seguir. 

Pero Legrand ve lejana esa instancia: "primero tenemos que saber si habrá juicio. Luego, esperar a que nuestro cliente mejore un poco. En estas condiciones, no puede declarar". Incluso ahora, luego de un largo tiempo representándolo, el abogado dice que no ha recibido ni una sola demostración de afecto por parte de su defendido.

Desde luego, es solo un punto de vista. Desde la fiscalía creen que lo anterior puede ser una mera puesta en escena para evitar la acción de la Justicia. Ese es, palabras más o menos, el presente de uno de los casos más resonantes de Mendoza. 

 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?