Así es un cultivo real de marihuana de una familia mendocina

En su casa, Fernando tiene una colección de macetas con distintas plantas de cannabis clasificadas según el efecto que producen tras consumirlas. Él no actúa de forma solitaria, sino que lo hace en conjunto con su madre de 65 años de edad y su abuela de 90. Se trata de una práctica clandestina pero esta familia está convencida de que los beneficios que obtienen por llevarla adelante son más altos que el riesgo que corren de ser descubiertos. Mirá el video. 

Avatar del Ignacio de Villafañe

Ignacio de Villafañe

Fernando es un activista que públicamente lucha por la legalización del consumo y la producción de marihuana para uso personal. No necesita cubrir su rostro, pero es conveniente que su familia no quede expuesta. Y esto es así porque junto a su madre y su abuela posee un considerable número de plantas de cannabis en pleno desarrollo, algo que podría ocasionarle problemas con la Justicia, con sus vecinos o con otras personas que puedan querer robar el fruto de su trabajo.

"Yo me animé a todo esto gracias al apoyo de mi padre", cuenta la madre de Fernando, una mujer de 65 años que habla frente a la cámara de MDZ cubriendo su rostro con un filtro digital para no revelar su identidad. "Y no solo he podido comprobar los beneficios (del consumo de marihuana) en mí sino también en mi mamá", agrega.

"Estas son mis plantas", dice Fernando mientras muestra a MDZ su variada colección de plantas y explica los distintos efectos que causa cada una. La producción le alcanza para cosechar flores y consumirlas a razón de 40 gramos por mes y luego usar las hojas y las partes sobrantes para hacer aceites y comidas.

Mirá el video y conocé las plantas de Fernando y los motivos que llevaron a su madre a involucrarse en el mismo proyecto.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?