Fabrica sillas de ruedas en 3D para perros y las regala

Fabrica sillas de ruedas en 3D para perros y las regala

Con tan sólo 19 años, un estudiante de Ingeniería Informática recibe los pedidos de prótesis caninas en 3D a través de redes sociales. Lo hace sin cobrar porque considera que no todos pueden pagar y él quiere ayudar. 

Tiene 19 años y estudia ingeniería informática en la Universidad Nacional de Avellaneda. Con esa base, actualmente fabrica sillas de ruedas para perros mediante impresión 3D que luego entrega gratis a personas que necesitan ese dispositivo para sus mascotas.

Empecé haciendo prótesis para perros, y ahora comencé con las sillas de ruedas o carros para perros, porque vi que había una necesidad", cuenta Alejandro Colli.

Sus prótesis caninas en 3D se difunden a través de redes sociales "y los pedidos no dejan de llegarme. En dos semanas, ya entregué tres sillas", explica el joven.

Y lo hace gratis porque "hay mucha gente que las necesita y no tiene dinero. Si quieren hacer donaciones, son bienvenidas, pero yo no cobro", aclara.

Rosario López, que hace unas semanas vio la publicación de Propaw Lab -el nombre que eligió Alejandro para su emprendimiento. confirmó lo dicho por Colli: "Nos hizo la silla para mi perro y no nos cobró. Le hicimos una donación. Un divino", dijo a Télam.

"Le escribí por privado de Facebook. Le conté que Elvis, mi micro toy de 15 años, arrastraba las patas traseras desde hace seis porque lo atacó un pitbull. Y en dos semanas Alejandro nos entregó el carrito", contó la mujer.

Entusiasmada, compartió que Elvis "ya corre. No lo podemos creer. El dispositivo es muy fácil de colocar y de limpiar".

Para aceptar hacer el carro, Colli pide a los dueños de los perros algunos requisitos, entre los que incluye "la recomendación veterinaria para el uso de la silla, que tenga las patas impedidas, las medidas del animal y un video para ver su movilidad", detalla el desarrollador.

El proceso le implica imprimir en 3D "las uniones y las ruedas usando filamento PLA (ácido poliláctico). Después uso tornillos, tubos acrílicos, mangueras y los agarres que unen el dispositivo al perro, que son de velcro", explica.

Una silla de ruedas canina sale, según se puede constatar en sitios de venta online, entre $1.500 y $54.000, según el diseño y tamaño.

"Cuando quise comprarle una a Elvis, hace varios meses, me salía entre 6000 y 12.000 pesos. Una locura", señaló López.

Colli quiere ampliar su proyecto "porque también tengo un modelo propio de prótesis de patas canina, pero es un proceso más complejo, con otros tiempos, porque la adaptación del perro hay que hacerla con un fisioterapeuta", explicó.

Además, reconoció que está "un poco superado, porque me están escribiendo personas, organizaciones protectoras... mucha gente y no doy abasto".

¿Querés recibir notificaciones de alertas?