Salud

Yoga ocular: ¿pueden realmente los ejercicios para los ojos evitar o demorar el uso de las gafas?

Un estudio concluyó que ninguno de los ejercicios supuso ninguna diferencia en el error de refracción o la agudeza visual.

BBC News Mundo jueves, 11 de julio de 2024 · 08:17 hs
Yoga ocular: ¿pueden realmente los ejercicios para los ojos evitar o demorar el uso de las gafas?
Hay quienes creen que determinados ejercicios pueden ahorrarnos el tener que usar lentes, pero los expertos dudan de esto. Foto: GETTY IMAGES

Paul McCartney dijo recientemente al diario The Times que practica yoga ocular para evitar la necesidad de usar gafas.

En la entrevista, el exintegrante de The Beatles reveló que conoció los ejercicios oculares en la India hace algunos años y los ha practicado desde entonces.

El cantante cree que al ejercitar los músculos oculares se puede reducir la necesidad de usar anteojos. McCartney ha demostrado algunas de estas técnicas en YouTube.

Entonces, ¿qué es el yoga ocular? ¿Ejercitar los ojos realmente puede prevenir la necesidad de usar gafas?

El cantante Paul McCartney asegura que la practica del yoga ocular le ha servido para no tener que usar gafas.

Paso a paso

Desde hace miles de años se practican diferentes tipos de yoga ocular. Un ejemplo es el tratak kriya, originario de India, el cual es una forma de yoga que se practica con la creencia de que ayuda a desarrollar estados superiores de conciencia y despertar espiritual.

La palabra sánscrita "tratak" significa "fijar la mirada" e implica mirar fijamente un objeto, como la llama de una vela, sin parpadear, hasta que fluyan las lágrimas.

Más recientemente, a finales del siglo XIX, el doctor William Bates, un oftalmólogo de Nueva York, publicó “El método Bates para mejorar la vista sin gafas”, en el que defendía que los ejercicios oculares podrían evitar la necesidad de usar lentes.

El médico creía que cualquier corrección de gafas se podía superar mediante ejercicios que impliquen movimientos oculares y técnicas de visualización, como mirar un gráfico optométrico, centrarse en los contornos de las letras, parpadear con frecuencia, cerrar los ojos para visualizar la letra e imaginarla más negra y nítida.

El llamado yoga ocular incluyen ejercicios como tratar de mirar un objeto detenidamente por largo tiempo, sin pestañar hasta llorar.

Un sitio web que presenta los ejercicios oculares de Bates todavía promueve su trabajo en la actualidad.

Sin embargo, la premisa de la teoría de Bates de que el ojo cambia de forma durante el movimiento y el enfoque es fisiológicamente falsa.

Un estudio de 2018 en el International Journal of Yoga comparó la agudeza visual (la letra más pequeña que se puede ver) y el error de refracción (la graduación de las gafas de una persona) en grupos que practicaron ejercicios Bates o el "trakat" durante ocho semanas.

El estudio concluyó que ninguno de los ejercicios supuso ninguna diferencia en el error de refracción o la agudeza visual.

El método Bates ha sido rechazado por los oftalmólogos, no sólo por falta de evidencia sino porque es potencialmente dañino, al promover la “solarización” (mirar al Sol), que es peligrosa y sobreexpone la retina a la luz solar.

Para comprender por qué el yoga ocular o los ejercicios de la teoría de Bates no corrigen la visión, es útil comprender el ojo y cómo vemos.

En el siglo XIX algunos médicos llegaron a proponer ejercicios como cruzar los ojos para fortalecerlos.

¿Por qué necesitamos gafas?

La necesidad de anteojos surge cuando los rayos de luz no se enfocan en la retina. Cuando el punto de enfoque se produce delante de la retina se trata de miopía o miopía. Cuando el punto de enfoque está detrás de la retina se trata de hipermetropía.

El astigmatismo ocurre cuando la curvatura de la superficie frontal del ojo se parece más a una pelota de rugby que a una esfera, lo que provoca borrosidad en todas las distancias.

Y la presbicia es un proceso normal de envejecimiento en el que el cristalino del ojo se vuelve más rígido y no puede enfocar tan bien las cosas cercanas, razón por la cual la mayoría de las personas necesitan gafas para leer en la mediana edad.

Parte del enfoque del ojo se logra mediante la córnea (la superficie frontal del ojo). Pero la estructura de enfoque sensible es el cristalino, que se vuelve más bulboso o convexo cuando se enfoca en objetos cercanos y más plano cuando se enfoca más lejos.

El tamaño de la pupila y la convexidad del cristalino están controlados por los músculos y ligamentos ciliares del interior del ojo. Por el contrario, los músculos implicados en el movimiento ocular se encuentran en la parte exterior del ojo (músculos extraoculares).

Si bien los músculos oculares internos y externos trabajan juntos hasta cierto punto (la lectura implica tanto convergencia como enfoque), mover los ojos a diferentes posiciones de la mirada no afecta la forma o el tamaño del ojo o el enfoque. Así que la mecánica de utilizar ejercicios oculares para cambiar la potencia refractiva no tiene sentido.

Visitas regulares al oftalmólogo son consideradas fundamentales para garantizar una buena salud ocular.

Sin embargo, los ortoptistas, los expertos que diagnostican y tratan defectos en el movimiento ocular y los problemas con el funcionamiento de los ojos en su conjunto, suelen recetar ejercicios específicos para determinadas afecciones.

Un ejemplo es la "insuficiencia de convergencia", en la que las personas experimentan visión doble de cerca debido a la dificultad para mover los ojos hacia adentro. Puede ser útil practicar una convergencia suave con un lápiz, en la que los ojos siguen al lápiz que se mueve lentamente hacia la nariz.

Cuando los adultos demasiado jóvenes para usar gafas de lectura tienen dificultades para enfocar de cerca, esto se puede mejorar centrándose en una letra o texto pequeño, sostenido y movido lentamente hacia la nariz.

También es normal que a los adultos les resulte cada vez más difícil mirar hacia arriba con la edad.

Cuando somos niños, miramos mucho hacia arriba y nos encontramos con la mirada de los adultos que nos rodean. Pero los músculos oculares se fatigan sin práctica, por lo que, a menos que tengas un trabajo o un pasatiempo que lo requiera, como el billar, mirar hacia arriba puede resultar incómodo a medida que envejeces.

Pero si bien estos ejercicios podrían ayudar en algunos aspectos de la visión, falta evidencia que respalde un retraso significativo en la presbicia a través de ejercicios.

Pasatiempos como el billar ayudan a fortalecer los músculos que permiten mirar hacia arriba.

Recomendaciones a tener en cuenta

Es comprensible que la gente quiera cuidar y mejorar sus ojos y su visión. El yoga ocular no dañará tus ojos, siempre y cuando solo lo hagas durante un par de minutos y luego relajes los músculos mirando a lo lejos. Pero otros cambios en el estilo de vida podrían ayudarnos más.

Una cita regular con el optometrista (generalmente cada año para niños y cada dos años para adultos) para verificar la graduación de los anteojos, la presión ocular y la salud de la retina y los ojos garantiza que se puedan detectar y tratar signos tempranos de enfermedades como el glaucoma.

Tomar descansos regulares al estar expuestos a las pantallas ayuda a reducir la sequedad ocular.

Es recomendable seguir la regla 20:20:20: cada 20 minutos, tómate un descanso de 20 segundos y mira a más de 20 pies de distancia (6 metros).

Pasar tiempo al aire libre es bueno para la vista y los niños que pasan tiempo al aire libre tienen menos probabilidades de volverse miopes.

Expertos afirman que tomar de descansos frecuentes mientras se está frente al computador y salir al aire libre ayudan a la salud visual.

Hay evidencias sugieren que las dietas mediterráneas y las verduras de hojas verdes como la col rizada y las espinacas ayudan a prevenir la degeneración macular.

Una dieta rica en omega 3 puede ayudar a aliviar los ojos secos.

Dormir bien y usar gafas oscuras de buena calidad cuando se está expuesto al sol también son recomendables.

Si sufres de ojos secos o usas las pantallas durante períodos prolongados, el masaje de las glándulas de Meibomio podría ayuda a evitar molestias.

Una técnica simple es aplicar una compresa tibia en el párpado seguida de un suave masaje hacia abajo para atraer el aceite producido en los párpados hacia la superficie del ojo, haciéndolo sentir más cómodo.

También es bueno leer con buena luz y, si es posible, leer grandes volúmenes de texto en una computadora en lugar de un teléfono.

El yoga ocular no cambiará ni eliminará la necesidad de usar anteojos, pero existen otras formas de cuidar los ojos y la visión.

*Charlotte Codina es ortoptista con experiencia en varios hospitales británicos y además es profesora de la Universidad de Sheffield.

*Este artículo fue publicado en The Conversation y reproducido aquí bajo la licencia creative commons. Haz clic aquí si quieres leer la versión original.

Archivado en