Ejercicios conjuntos

Qué hay detrás de la llegada del portaaviones USS George Washington a la Argentina

Hace casi dos meses que nuestro país y el Gobierno de los EE.UU. gestionan la llegada a aguas territoriales de un buque insignia para el regreso de una actividad clave para las relaciones militares.

Florencia Arbeleche
Florencia Arbeleche jueves, 30 de mayo de 2024 · 10:33 hs
Qué hay detrás de la llegada del portaaviones USS George Washington a la Argentina
El buque de la US Navy ya se encuentra en aguas argentinas.

Uno de los buques de guerra más grandes del mundo, el USS George Washington clase Nimitz de propulsión nuclear, inicia este jueves 30 de mayo el ejercicio de entrenamiento combinado Passex Gringo-Gaucho II con medios aeronavales argentinos, en lo que constituye el regreso de un portaaviones de gran escala después de más de trece años y la reactivación de un acuerdo de entrenamiento conjunto que había sido suspendido durante el kirchnerismo.

El gigantesco barco llega escoltado por el USS Porter y el buque logístico USNS John Lenthall, con 5400 marinos a bordo, entre los que se cuentan dos oficiales de la Armada Argentina que embarcaron hace ya varios días con el objetivo de coordinar las tareas y establecer la logística necesaria para que el entrenamiento sea todo un éxito. Por nuestro país participan unos 700 marinos.

La presencia del USS George Washington se da en el marco del ejercicio internacional Southern Seas 2024, que incluye actividades conjuntas en aguas del Atlántico y Pacifico Sur con fuerzas militares y navales no sólo de Argentina sino también de Brasil (fue su primera escala), Chile, Ecuador, Perú y Uruguay.

Si bien no arribará a ningún puerto argentino debido a que nuestro país no posee ninguna terminal apta para recibir a un barco de semejantes dimensiones, el ministro de Defensa, Luis Petri, la canciller Diana Mondino y autoridades de la Armada ya se trasladaron en helicóptero hasta el buque para supervisar estos ejercicios conjuntos que son esenciales para la formación de los pilotos y que se realizarán en aguas territoriales argentinas frente a la ciudad de Mar del Plata entre hoy y mañana. 

El barco de propulsión nuclear llega a aguas argentinas

La llegada del portaaviones había sido confirmada en febrero por el Gobierno de Joe Biden, en una señal de fuerte apoyo a la gestión de Javier Milei, que se materializó hace casi dos meses durante el encuentro que el presidente argentino mantuvo en Ushuaia con la comandante del Comando Sur de los Estados Unidos, Laura Richardson.

Javier Milei y Laura Richardson.

Se trata de una señal diplomática concreta de la ofensiva de los Estados Unidos para contener el avance de China en Latinoamérica y, a la vez, una reformulación de las relaciones en el plano militar con la Argentina después de más de casi dos décadas de cortocircuitos y un impulso más a los esfuerzos de la Argentina por ser admitida como socia global de la Organización del Atlántico Norte, gestiones que viene realizando personalmente Petri.

El video de las actividades conjuntas que inician hoy la US Navy y la Armada Argentina

Será recibido formalmente por el destructor Ara "La Argentina", un buque insignia que es orgullo de la Armada. En 1998, luego de la exitosa Operación Alfil de la Armada y la Fuerza Aérea en la Guerra del Golfo (1990-1991), se puso en consideración enviar a "La Argentina" para una segunda intervención al régimen de Saddam Husein en Irak, pero finalmente no se realizó el despliegue propuesto por los Estados Unidos.

La importancia del regreso del Passex Gringo-Gaucho

En 1988, con el pase a reserva del portaaviones ARA "25 de Mayo", los pilotos argentinos dejaron de tener un buque de referencia para este tipo de maniobras en altamar, razón por la cual en 1990 se puso en marcha el acuerdo de entrenamiento conjunto con la marina norteamericana, denominado Gringo-Gaucho, que no solo permitió mantener las buenas relaciones con las fuerzas armadas de EE.UU., sino que favoreció la profesionalización de los medios aéreos nacionales. 

Con el retorno de las buenas relaciones militares y a la espera del inicio de los ejercicios combinados con la flota de mar de los Estados Unidos, buques y aeronaves de la Armada Argentina desplegaron este martes un intenso plan de operaciones frente a la ciudad de Mar del Plata.

Tras haber zarpado el domingo desde Puerto General Belgrano, los destructores “La Argentina” y “Sarandí”, y las corbetas “Rosales” y “Espora” navegaron por aguas restringidas, realizaron operaciones con Eurocopter AS-555-SN Fennec y tareas de reabastecimiento de combustible con el Sikorsky SH-3 Sea King.

El entrenamiento previo de las fuerzas argentinas. Foto: Armada Argentina

Además, realizaron maniobras y comunicaciones tácticas en inglés, pasaje al habla con guía de distancia, y un encuentro táctico de superficie con las Patrulleros Oceánicos “Storni”, “Contraalmirante Cordero” y “Piedrabuena”.

La preparación de los marineros argentinos incluyó, además, tareas de adiestramiento SAR con helicópteros Sea King y nadadores de rescate; y luego con el Comando de Fuerzas de Operaciones Navales Especiales.

Mirá parte del entrenamiento previo de las fuerzas argentinas

Cómo será el entrenamiento en Mar Argentino

Según informó la Armada Argentina, se realizarán transferencias aéreas de personal entre las unidades, una maniobra que pone a prueba la habilidad y rapidez de respuesta en situaciones de emergencia. Estos ejercicios incluirán también maniobras y evoluciones tácticas en navegación, fundamentales para mejorar la destreza y el desempeño en alta mar.

El programa de actividades contempla, además, el lanzamiento de aeronaves de ala fija y anavisajes de helicópteros en cubierta, operaciones que requieren precisión y control. Asimismo, se practicarán técnicas de defensa antiaérea y antisubmarina, esenciales para garantizar la seguridad en misiones marítimas.

Una de las joyas de la US Navy

El Nimitz USS George Washington partió el 25 de abril de Norfolk con el Carrier Strike Group (CSG) 10 y el Carrier Air Wing (CVW) 7 embarcados. Está considerado una de las joyas de la fuerza naval de Estados Unidos y es conocido por ser el aeródromo más adaptable y con mayor capacidad de supervivencia del mundo, según consigna Zona Militar.

Botado el 21 de julio de 1990 y asignado el 4 de julio de 1992, es el sexto portaviones nuclear de la clase Nimitz en entrar en servicio para la Marina de los Estados Unidos.

La tarea del portaaviones es apoyar y dirigir aeronaves que intervienen en ataques contra blancos aéreos, navales y terrestres que pongan en peligro la libre circulación marítima, y lleva a cabo operaciones continuas para proyectar poder en respaldo de las fuerzas de los Estados Unidos.

Tiene una eslora de 333 metros, 78 de manga y mide 74 metros de alto en su superestructura, y el símbolo de clasificación de casco CVN significa Aircraft Carrier (portaaviones), mientras que "N" es la designación para Nuclear-Powered (propulsión nuclear).

Archivado en