Salud

Los tratamientos que están en riesgo por los altos costos de medicamentos e insumos médicos

Medicamentos e insumos médicos subieron de manera desproporcionada. Por eso hay tratamientos que corren riesgo.

Pablo Icardi
Pablo Icardi miércoles, 22 de mayo de 2024 · 09:43 hs
Los tratamientos que están en riesgo por los altos costos de medicamentos e insumos médicos
Los costos de los diversos insumos para tratamientos médicos agravan la crisis del sistema de salud. Foto: Shutterstock

Operaciones de escoliosis que le mejoran la calidad de vida a muchos niños; prótesis de cadera para adultos mayores; colocación de stents para salvarle la vida a decenas de personas. También medicamentos insustituibles para enfrentar enfermedades oncológicas y crónicas. Todo está en riesgo por el exorbitante aumento de los costos que tuvo la industria médica. En las clínicas y obras sociales crece la preocupación porque hay tratamientos insustituibles y los recursos son finitos. “No hemos suspendido la provisión de medicamentos, pero a futuro puede haber un ajuste en algunas prácticas programadas”, explicó el responsable de una obra social a MDZ.

En el mediano plazo pueden correr riesgo las operaciones programadas, la colocación de prótesis e incluso la asistencia para posibles picos de enfermedades estacionales.

En crisis

Los costos de algunos de los medicamentos e insumos que son insustituibles crecieron hasta un 1.000 por ciento. Incluidos entre ellos medicamentos oncológicos y prótesis. “No hay faltantes, lo que hay son costos elevadísimos. Hubo especulación en algún momento”, aseguró el dueño de una clínica. El primer escalón del deterioro fue la calidad: ante los costos imposibles de enfrentar, muchos médicos y prestadores pasaron a adquirir productos que no tienen la misma certificación.

Una prótesis de cadera, por ejemplo, pasó de costar 900 mil pesos a 8 millones de pesos. Un botón gástrico (usado para alimentar a niños y personas con dificultad para tragar) tiene un costo superior a los 400 mil pesos, y hasta hace un año salía 86 mil. Los medicamentos comprados a gran escala subieron cerca del 500% en promedio, pero hay algunos que rozan también el 1000% de incremento.

La calidad de las prestaciones está en riesgo. Foto: Shutterstock

“La salud no puede esperar. No es lo mismo que suspender temporalmente una obra de asfalto….no hay otra opción”, explican los responsables del sistema. Algunos antibióticos y medicamentos para infecciones respiratorias, como la Piperacilina y el  Tazobactamm, tuvieron aumentos de más del 3000%: pasaron de algo más de 400 pesos a más de 13 mil pesos el frasco. En las próximas semanas comenzará el pico de enfermedades respiratorias y con ello el aumento de la demanda de esos insumos, así como la de servicios hospitalarios. Los costos de los medicamentos pasaron a tener un rol crítico. Antes eran cerca del 20% de los costos. Hoy rozan el 50%. En OSEP se lleva, por ejemplo, más de un 40%.

Hubo acuerdos parciales para que de ahora en más algunos medicamentos no suban más que la inflación. El problema es el desfasaje previo: entre diciembre y marzo hubo una “corrida de precios” sin justificación que tuvieron, por ejemplo, una referencia a un supuesto dólar a 2000 pesos.

La calidad de las prestaciones está en riesgo. Ya hay una baja en las consultas preventivas y también en tratamientos crónicos. El temor es que se afecten las prestaciones críticas. En el esquema de costos lo que menos aumentó fue lo relacionado con los recursos humanos, que estuvo con valores más cercanos a la inflación real. Para las obras sociales, el embudo se genera porque tienen los ingresos atados a las paritarias y los gastos a lo que determinen los laboratorios.

Archivado en