Vialidad

Infracciones de tránsito: qué pasa cuando el infractor es el Estado y no el conductor

Héctor "Buddy" Roitman, experto en seguridad vial, habló con MDZ Radio 105.5 FM y explicó las inconsistencias que representa el poder en las calles.

Redacción MDZ
Redacción MDZ miércoles, 24 de abril de 2024 · 12:30 hs
Infracciones de tránsito: qué pasa cuando el infractor es el Estado y no el conductor
Qué postura toma el Estado durante la circulación en el tránsito vial Foto: Santiago Tagua/MDZ

En los últimos tiempos, Mendoza ha sido testigo de un preocupante aumento de accidentes viales, algunos de ellos con consecuencias fatales. Estos incidentes se atribuyen en gran medida a infracciones de tránsito como el exceso de velocidad, el manejo bajo influencia del alcohol y el incumplimiento de las normas de señalización.

Sin embargo, la situación se agrava cuando el Estado mismo incurre en estas transgresiones, como en casos de mantenimiento deficiente de carreteras o señalización inadecuada. Esto plantea interrogantes sobre la efectividad de las políticas de seguridad vial y la necesidad de una revisión integral que aborde tanto la responsabilidad individual de los conductores como la responsabilidad institucional del Estado.

"Cuando el Estado es el infractor, hace las cosas no sólo no de acuerdo a lo que dice la ley, sino que lo hace a gusto y piacere y sin obedecer lo que está establecido. Cuando uno va andando y ve que un auto patrullero de la policía le faltan las luces, por ejemplo, uno piensa 'a mí me joden con que vaya a la RTO y que tenga todo perfecto' y resulta que el auto de la policía tampoco cumple con esas condiciones. Ahí surge el famoso quién controlo al que controla", explicó Héctor “Buddy” Roitman, especialista en seguridad vial, en diálogo con MDZ Radio 105.5 FM.

"Si sos una autoridad, estás estableciendo un estándar. La vara que vas a poner está a tal altura de control y lo mínimo que tenés que hacer es que tus vehículos, por ejemplo, estén más arriba de esa vara. Esto es lo que siempre nos quejamos", agregó.

La implementación prohibida del Estado

Roitman aseguró que "la nueva moda son los lomos de burro de plástico. Son unos mini aparatitos de color amarillo y negro. Pero, hay una cuestión reglamentaria que de repente vino a mi memoria, y es que los lomos de burro están prohibidos. No existe en la legislación el lomo de burro, no se pueden poner y ahora lo que pasa es que vienen a pedido los de plástico".

"Me puse a analizarlos, tienen cinco centímetros de alto, 40 centímetros de desarrollo, y la parte más elevada tiene 14 centímetros. Cuando los estaba viendo, vi una marca, por lo que fui a la compañía y me enteré, entre otras cosas, que sale $60.000 el metro. O sea que una calle de nueve metros sale $540.000 pesos, y si lo colocamos en los dos lados sería más de un millón de pesos", resaltó. 

Además, mencionó que "consulté en la fábrica si estos lomos de burro vienen en distintas alturas o para distintas velocidades y me dijeron que no, que son todos iguales. La idea que planteo es que no tenemos ningún tipo de estudio sobre por qué hacer ese lomo de burro en particular y no hacer otro. Entonces, mi pregunta es qué tiene esto que ver con lo que nos dice la Ley de Tránsito sobre que cualquier obstrucción que se vaya a poner sobre la calzada por parte de la municipalidad debe tener un estudio previo en cada punto donde se vaya a hacer".

"Deben estudiar el tránsito que circula, el tipo de vehículo, las velocidades, hay que hacer todo un estudio previo y, sobre la base del mismo, vas a decidir colocar o no el lomo de burro y luego tenés que hacer pruebas para ver si es efectivo o si hay que cambiarlo por algo más o menos severo. Pero insisto, en este momento están prohibidos", concluyó el especialista en seguridad vial.

Escuchá la nota completa

Archivado en