Por decreto

Cómo impactará en las jubilaciones mínimas el cambio en la fórmula de movilidad

Especialistas en materia previsional analizaron el decreto del presidente Javier Milei que plantea un cambio en la fórmula de movilidad jubilatoria.

Florencia Arbeleche
Florencia Arbeleche domingo, 31 de marzo de 2024 · 07:00 hs
Cómo impactará en las jubilaciones mínimas el cambio en la fórmula de movilidad
El Gobierno definió por decreto una nueva fórmula de cálculo jubilatorio. Foto: MDZ

Las jubilaciones y pensiones no aumentarán un 27,35% en abril sino un 12,5%, según lo establece el DNU firmado por Javier Milei. Además, se estableció que los aumentos de los haberes irán atados al IPC recién a partir de julio pese a que el Ministerio de Economía había asegurado que esa fórmula de actualización iba a comenzar a aplicarse antes. 

Los cambios en la movilidad jubilatoria quedaron oficializados a través del Decreto 274/2024, donde se argumentó que "con el objeto de dar respuesta de forma rápida y eficaz a la acuciante realidad que enfrentan los adultos mayores de la República Argentina, el Estado Nacional ha tomado la determinación de modificar la actual fórmula de movilidad a fin de garantizar que nunca más los haberes de los jubilados perderán contra la inflación".

Frente a este escenario, la abogada previsionalista Andrea Falcone consideró que "lo que está haciendo el Gobierno es decir: esta ley va a seguir vigente hasta junio y lo que voy a hacer es darles adelantos. Entonces, en abril no tenían aumento, les voy a dar un aumento. En mayo no tenían aumento, les voy a dar un aumento. Pero cuando llegue junio voy a hacer el cálculo con la ley de movilidad actual y les voy a descontar ese porcentaje que ya les pagué".

"Si en junio el aumento diera 25% y les dieron ya 12,5% en abril, más 13,2%, más otro porcentaje que le den en el mes de mayo, eso se lo van a descontar. Y puede terminar siendo que en junio no haya más aumento. Y de ahí ya sí pasamos a una nueva ley de movilidad que se está sancionando por decreto y que lo que te va a dar es el aumento por variación de precios. Esto desde ya es una buena noticia", añadió.

Sin embargo, la especialista lamentó la dilación en la aplicación de la nueva fórmula porque a su entender "la pérdida que hubo de abril no va a estar teniendo una compensación, no va a estar reflejada en los aumentos".

Más allá de eso, sostuvo que "es una buena noticia porque más tarde, más temprano, el cambiar una ley de movilidad y que uno cobre cada dos meses en vez de cada tres y que sea por índice de variación de precios es mucho mejor que lo que hoy tenemos. Hay que tener cuidado de que todos los jubilados reciban esa recomposición por la pérdida del poder de compra de los últimos meses", cerró Falcone.

Por su parte, Marcela Micanes, otra abogada especialista en materia previsional, explicó a MDZ que "el decreto de necesidad de urgencia prevé un empalme entre la fórmula actual y la que empezará a regir en julio. Se dan aumentos por inflación de manera anticipada para los meses previos a julio, con un aumento extraordinario del 12,5% en abril. Sin embargo, este aumento no cubre la inflación del 20% de enero. En mayo y junio también se darán aumentos por inflación, y en junio se comparará el aumento según la fórmula legal con los adelantos dados, sin devolución para los beneficiarios. A partir de julio solo se aplicará inflación, mensualmente y basada en el IPC de dos meses antes". 

Cómo impactan los cambios en las jubilaciones mínimas

Actualmente, el haber mínimo de un jubilado es de $134.445 más $70.000 del bono (un total de $ 204.445). Con la nueva fórmula de actualización, ese haber pasaría en abril a $151.215 que, más los $70.000 del bono, sumaría $ 221.250.

Sobre los 7,4 millones de jubilados y pensionados, cobran los haberes mínimos con bonos poco más de 5 millones. En lugar de integrar el bono al haber corriente, con esta decisión, el Gobierno buscaría ir licuando el peso del haber mínimo en el total de los ingresos de las jubilaciones y pensiones que perciben ese adicional que comenzó a otorgarse durante el Gobierno de Alberto Fernández como una compensación o parche porque la fórmula de movilidad arrojaba incrementos inferiores a la inflación.

El monto de la jubilación mínima dependerá de la continuidad del bono.

En ese sentido, Micanes sostuvo que "las modificaciones en la fórmula de movilidad jubilatoria pueden tener diferentes impactos en el haber mínimo".

"Si el bono se aplicaba tal como se había establecido y con tope, los aumentos por DNU que se apliquen para abril, conforme la inflación, hubieran hecho que la jubilación mínima pasara de 134.445 pesos a aproximadamente 172.000 pesos, y entonces, para los de la mínima que cobran refuerzo no iba a haber ninguna mejora a partir de estas modificaciones", amplió.

"Pero si por el contrario, se aplican sobre el haber mínimo los aumentos por inflación estipulados para abril, harán que el haber mínimo suba a 172.000 pesos y si a eso se le suma el bono completo de 70.000 pesos, al haberse liberado el tope, entonces cobrarían un haber mínimo de 240.000, y ahí sí tendrían una diferencia", precisó.

De acuerdo con un informe de la Fundación Mediterránea, los cambios en la movilidad jubilatoria podrían mejorar los haberes en el corto plazo, pero no necesariamente en el largo, en un escenario donde la inflación baja y la producción se recupera.

Para la entidad, en términos de gasto público sucedería al revés: manteniendo la actual ley de movilidad al inicio se ahorraría más en jubilaciones, pero a mediano y largo plazo se gastaría más.

Por tales motivos, la Mediterránea planteó dos escenarios:

  • -- Si el objetivo de la fórmula de movilidad es preservar el poder adquisitivo de las jubilaciones en el tiempo, brindando certidumbre a sus beneficiarios sobre la evolución de sus poderes de compra, resulta conveniente utilizar la inflación como regla de movilidad, con el menor rezago posible.

  • -- Si, en cambio, el objetivo es que las jubilaciones evolucionen en forma similar a los salarios, los haberes reales van a mejorar si el PIB y la productividad crecen a largo plazo, pero decrecen en caso contrario.

  • Según el informe, en éste último escenario "existe menor previsibilidad para los jubilados respecto a la preservación de su poder adquisitivo, aunque con mejores perspectivas de haberes, si finalmente la economía entra en un proceso de crecimiento sostenido, con inflación baja".

  • En este marco, la Fundación Mediterránea detalló que entre 2014 y 2023, en siete ocasiones la inflación superó a la movilidad previsional, y por ende el haber real cayó.

  • Desde 2014, cada vez que la inflación aceleró y el PIB bajó, el haber jubilatorio cayó, salvo en 2022.

  • Además, a partir de 2018 los haberes jubilatorios reales tendieron a perder poder adquisitivo con mayor frecuencia, generalmente coincidiendo con caídas del PIB y aceleraciones de la inflación.

  • El gasto en jubilaciones evolucionó con tendencia creciente entre 2004 y 2017, tanto por mayor cantidad de beneficiarios a partir de las moratorias, como por varios años de mejoras reales en los haberes.

  • Por caso, en 2015 las erogaciones alcanzaron un 8,9% del PIB, el doble que en 2004; en 2017 se ubica uno de los picos de la serie, donde los desembolsos en jubilaciones fueron de 17,7 billones de pesos (9,5% del PIB).

  • A partir de 2017, el gasto en jubilaciones fue decreciendo todos los años en términos reales y casi siempre respecto a la producción del país: por ejemplo, 2023 cerró con un gasto previsional comparable al de 2012, representando 7,7% del PIB o equivalentes a 14,4 billones de pesos.

  • Con respecto a 2015, en 2023 el gasto cayó un 11,1% en términos reales y se redujo en 1.3 puntos del PIB, pasando de 8.9% a 7,7%, de acuerdo con el trabajo.

Con los fondos recibidos en febrero pasado, los jubilados y pensionados de la ANSES pudieron comprar entre un 29% y un 47% menos de bienes y servicios en comparación con lo que podían adquirir con los ingresos percibidos en el segundo mes de 2023.

Según los datos del INDEC, los precios al consumidor aumentaron un 13,2% en febrero, mientras que la variación interanual alcanzó un 276,2%. Los haberes, en cambio, no experimentaron incremento durante ese mes, manteniéndose en el mismo nivel que en diciembre y enero. En comparación con febrero de 2023, los haberes fueron entre un 97,1% y un 167,3% nominalmente más altos.

Archivado en