Opinión

El enfoque libertario en el nuevo protocolo de uso de armas: autonomía y responsabilidad

La seguridad pública es una de las preocupaciones más apremiantes en cualquier sociedad.

Eduardo Muñoz lunes, 18 de marzo de 2024 · 15:37 hs
El enfoque libertario en el nuevo protocolo de uso de armas: autonomía y responsabilidad
Aunque el protocolo establece que los agentes deben identificarse y advertir antes de disparar, hay excepciones significativas. Foto: Juan Mateo Aberastain / MDZ

El Ministerio de Seguridad de la Nación ha presentado un nuevo protocolo de uso de armas de fuego para las fuerzas federales, buscando mejorar la respuesta ante situaciones de peligro inminente. Este artículo proporciona un análisis detallado del protocolo y su potencial contribución a la seguridad y la lucha contra el delito.

Redefinición del peligro inminente:

El protocolo amplía la definición de “peligro inminente”, otorgando a los agentes mayor libertad para usar armas de fuego. Esta medida podría disuadir a los delincuentes, sabiendo que las fuerzas de seguridad tienen mayor capacidad de respuesta. Sin embargo, es crucial que esta libertad no se traduzca en un incremento de incidentes de uso excesivo de la fuerza.

El Ministerio de Seguridad de Argentina ha presentado un nuevo protocolo de uso de armas de fuego para las fuerzas federales.
Foto: MDZ.

Condiciones para el uso de armas de fuego:

Las condiciones bajo las cuales los agentes pueden disparar son ahora más flexibles. Esto incluye la defensa propia o de terceros, la prevención de delitos graves y la detención de delincuentes que resisten la autoridad. La claridad en estas condiciones es esencial para que los agentes actúen con confianza y eficacia, pero también con responsabilidad.

Identificación y advertencia: 

Aunque el protocolo establece que los agentes deben identificarse y advertir antes de disparar, hay excepciones significativas. Estas excepciones son necesarias en situaciones de alto riesgo, pero deben ser manejadas con cuidado para evitar malentendidos y posibles tragedias.

Progresividad y alternativas no letales: 

El protocolo enfatiza la progresividad y el uso de alternativas no letales cuando sea posible. Este enfoque es fundamental para minimizar el daño y respetar los derechos humanos, al tiempo que se mantiene la efectividad en la lucha contra el delito. 

El protocolo amplía la definición de peligro inminente, otorgando a los agentes mayor libertad para usar armas de fuego. Foto: MDZ.

Publicación y transparencia: 

La publicación de la Resolución 125/2024 en el Boletín Oficial promueve la transparencia y permite el escrutinio público. Esto es vital para la confianza en las fuerzas de seguridad y para asegurar que el protocolo se aplique de manera justa y equitativa.

Impacto en la seguridad y la lucha contra el delito: 

El nuevo protocolo tiene el potencial de fortalecer la seguridad ciudadana al permitir una respuesta más ágil y decidida de las fuerzas federales. La claridad en las reglas de enfrentamiento puede mejorar la eficiencia en la prevención y disuasión del delito. Es un paso adelante en la modernización de las políticas de seguridad en Argentina. Aunque presenta desafíos significativos,
especialmente en lo que respecta a la protección de los derechos civiles, su implementación cuidadosa y monitoreada puede contribuir a una sociedad más segura. La clave será encontrar el equilibrio adecuado entre la autoridad y la responsabilidad, la fuerza, la ley y la ética.

Sin embargo, es fundamental que se implementen medidas de supervisión y capacitación adecuadas para garantizar que el uso de la fuerza sea siempre el último recurso y esté dentro de los límites de la ley.

Eduardo Muñoz.

* Lic Eduardo Muñoz. Criminólogo y criminalista. Especialista en prevención del delito. Consultor de seguridad integral

linkedin.com/in/eduardo-muñoz-seguridad

emunoz.seg@gmail.com

Archivado en