Feria

El video que muestra "La Salada" de la rambla marplatense y que se hizo viral

Tuvo fuerte impacto en las redes sociales TikTok y X, donde muchos usuarios se asombraron por la precariedad de las instalaciones.

Federico Bruno
Federico Bruno martes, 13 de febrero de 2024 · 10:22 hs
El video que muestra "La Salada" de la rambla marplatense y que se hizo viral
Una feria en el corazón de la rambla sorprendió a los turistas Foto: Télam

Las réplicas de ferias como "La Salada", de Ingeniero Budge, Lomas de Zamora, que se replican en el territorio nacional tienen un denominador común: están alejadas de los centros urbanos. Pero en Mar del Plata se da una curiosidad que no deja de sorprender a propios y extraños, hay una en el corazón de la rambla y a pasos de la playa Bristol. 

La feria marplatense funciona casi como un espejismo, porque desde el paseo costanero no se puede ver, pero sí cuando se accede a la primera bajada para llegar a las playas del sector. Entre algunos baños públicos y chiringos, se despliegan una treintena de puestos con techo de chapa y cortinas que separan los distintos locales. 

"Acepto Cuenta DNI, Mercadopago y transferencia", se lee en la mayoría de los puestos, dos hileras enfrentadas por entre dos y tres metros de distancia. 

Cerca del monumento a los lobos marinos que diseñó el escultor José Fioravanti, en la década del 40, comerciantes ofrecen productos de marcas apócrifas a un bajo precio, donde lo más común es la indumentaria, los bolsos, carteras y mochilas, pero hay otros objetos como libros -fotocopiados-, juguetes, bijutería, y hasta CD's y pen drives con música cargada. Parlantes, cargadores de teléfono y palitos selfies también forman parte de la oferta de los locales de electrónica. 

Las imágenes de la feria se hicieron virales por un video que grabó un turista e inicialmente lo publicó en TikTok, pero luego fue replicado en distintas redes sociales como X y Facebook, y causó el asombro de miles de argentinos, en especial de los que no visitan la ciudad hace tiempo y se sorprendieron de la precariedad de las instalaciones. 

"La Salada" marplatense, pegada a la playa más concurrida del centro

"La vi hace poco y es lamentable", "me acuerdo cuando nos sentábamos en esa parte de la rambla a disfrutar del mar y del silencio", "Es muy triste ver la ciudad así", expresaron distintos internautas, apenados por el estado de la postal típica de la ciudad que está cumpliendo 150 años desde su fundación. 

Esta feria no es ninguna novedad, ya que data desde hace cerca de una década, donde empezó con un puñado de vendedores que hicieron de ese lugar su puesto fijo y luego fueron "edificando" sus construcciones para poder resguardarse del viento y de la lluvia.

En el lugar hasta cuentan con seguridad propia para disuadir a los punguistas que se aprovechan de las aglomeraciones para robar a marplatenses y turistas, como también apoderarse de algunos de los objetos que ofrecen allí: las camisetas de fútbol son algunos de los objetos más vendidos. 

Aunque hay una fuerte vigilancia del espacio público en la Peatonal San Martín y la calle Rivadavia, que suelen recorrer a diario los agentes de Inspección Municipal, al gobierno municipal, ni bonaerense, cuya jurisdicción abarca la rambla -muy cerca de los corredores céntricos- y tiene una licitación pendiente para reformarla por completo, no parecen tener entre sus prioridades el funcionamiento de una feria anárquica que no deja de ocupar extensión. 

La feria se ubica entre el muelle de los pescadores y las esculturas de Fioravanti - Foto: Télam

Además de la contaminación visual, los feriantes ocuparon lugares que estaban pensados inicialmente de estacionamiento, para la llegada a la playa de personas con discapacidad o movilidad reducida, por ejemplo, y no cuentan ningún tipo de habilitación para desarrollar sus actividades. 

La ocupación ilegal del espacio público en la Playa Bristol ha generado una gran preocupación en la comunidad, ya que este lugar es uno de los puntos turísticos más emblemáticos de Mar del Plata

A fines del año pasado, el presidente del Ente Municipal de Turismo y Cultura (Emturyc), Bernardo Martin, presentó una denuncia penal para que la fiscalía investigue si se trata de un delito este tipo de ocupación pero no hubo descargos en la justicia. 

El control que ejerce hasta el momento el Ejecutivo municipal queda supeditado a la comercialización de alimentos, para esto si hay controles bromatológicos y cada persona que intentó diversificar su oferta de productos con opciones para el almuerzo o el mate sufrió el secuestro de su mercadería. 

Lo único que se sabe con seguridad es que Mar del Plata cumplirá otra temporada con la feria de la rambla, que todo indica que llegó para quedarse.Y que el enojo de los comerciantes por la competencia desleal seguirá en ascenso. 

Archivado en