Infraestructura Vial

Ruta 40: el camino emblema que padece serios problemas en Mendoza

A pesar de su enorme importancia, la ruta 40 en Mendoza tiene varios tramos deteriorados. En el sur de la provincia es donde más se sufre por la paralización de las obras que han sido prometidas desde hace años.

Andrea Pellicer
Andrea Pellicer domingo, 3 de septiembre de 2023 · 07:00 hs
Ruta 40: el camino emblema que padece serios problemas en Mendoza
Deterioro y olvido. Así luce actualmente el puente sobre el río Malagüe. Foto: Twitter Juan Manuel Ojeda

La ruta 40 es un emblema nacional no solo porque en su extenso recorrido se puede transitar de sur a norte casi todo el país, llegando a acceder a 11 provincias desde Santa Cruz a Jujuy, sino porque posee un inigualable valor paisajístico, turístico, logístico y comercial en sus más de 5.000 kilómetros. Mendoza está atravesada por ella de tal forma que se podría considerar su columna vertebral, aunque también guarda un valor simbólico.

Es que, durante muchos años, fue en estas tierras donde se situaba su nacimiento, más precisamente, en la intersección de Garibaldi y San Martín (luego se trasladó al nudo vial), lugar que aún mantiene el mote de “kilómetro cero”. Esto fue hasta el 2004, que se unificó el trazo y se reubicó el mojón inicial al píe del faro de Cabo Vírgenes, en Santa Cruz.

A pesar de todos estos factores, actualmente, esta importante vía mantiene serios problemas a lo largo de su extensión por la provincia. Algunos de ellos se arrastran desde hace años, mientras que otros son producto de la desinversión en infraestructura y la lentitud con la que se desarrollan las obras.

Recientemente, el intendente de Malargüe, Juan Manuel Ojeda, volvió a poner en discusión pública la necesidad de que se culmine el asfalto en un pequeño tramo que lleva hasta el límite con Neuquén. Esto fue luego de que un camión quedara varado ya que el camino se encuentra en pésimas condiciones. Desde la comuna del sur, descartaron que el mal estado se deba al temporal que azotó el sur en las últimas semanas y reclamaron que, al menos, se le haga mantenimiento.

Lo que dejó el alud de enero. 

Larga espera

En 2015 se anunció que se realizaría una importante inversión sobre la ruta 40. Allí se incluía la pavimentación del tramo que une Pareditas con El Sosneado, obra que finalmente se inauguró en 2019.

Esto implicó un gran avance en materia vial ya que, anteriormente, cuando se tenía que viajar hacia el sur, era necesario tomar un desvío hacia San Rafael (ruta 143) y luego viajar hacia El Sosneado por la ruta 144, pasando por la peligrosa Cuesta de los Terneros. Todo este recorrido sumaba al viaje unos 100 kilómetros que ahora se evitan. Además de tiempo, esta vía también ofrece una ganancia paisajística.

Uno de los paisajes que se pueden disfrutar camino a El Sosneado por la Ruta 40. Foto: Vialidad Nacional

Sin embargo, en lo que respecta estrictamente al sur, la necesidad de avanzar en infraestructura se expuso fuertemente en 2005 cuando Argentina y Chile se comprometieron a trabajar en la pavimentación de las rutas 145 (en Argentina) y 115 (en Chile). La idea siempre fue que este paso fronterizo sirviera para fortalecer el corredor bioceánico. Sin embargo, no fue hasta 2017 que la totalidad de la obra quedó en condiciones.

Si bien hoy el Paso Pehuenche es una realidad, lo cierto es que la zona requiere de más tareas, a pesar de que algunas de ellas se han hecho a cuenta gotas.

Una zona en el olvido

En enero del 2023, varios aludes provocaron el derrumbe de uno de los puentes de la ruta 40 que se ubican en la localidad de Bardas Blancas. Desde el municipio apuntaron contra Vialidad Nacional y el “olvido” que sufre esta zona. A través de las redes sociales, Ojeda recordó que recién en 2006, los vecinos de Malargüe pudieron ver, de forma concreta, los primeros kilómetros de pavimento. Se trató del puente sobre el Río Barrancas.

La caída del puente tuvo un condimento especial, ya que forma parte de las obras que nunca se concretaron y que hasta fue un importante foco de conflicto luego de que la empresa a la que se le adjudicaron las tareas ingresara a un concurso de acreedores que culminó con su quiebra. Posteriormente, el proyecto quedó en manos de la empresa Chediack S.A.I.C.A. Ambas sociedades fueron investigadas por corrupción y todo se paralizó.

El área de La Pasarela tiene un enorme valor turístico aunque de muy difícil acceso.

En 2018, Julio Cobos –que se desempeñaba como legislador- le reclamó al entonces ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, por la falta de acción en el sur de Mendoza. Tras el encuentro, el exgobernador dijo: “Si había una provincia olvidada en la inversión en la RN40 era Mendoza, por eso ahora se está cumpliendo con viejas demandas y necesidades. Respecto al sur de la ruta 40 y a los dos tramos para llegar hasta Neuquén, uno de los dos está en obra y plena ejecución, el que va de Bardas Blancas hacia la Pasarela y al otro se le está rescindiendo el contrato a la empresa y se va a licitar nuevamente para terminarlo. De esta manera la 40 va a quedar completamente terminada”.

A pesar de los anuncios, la crisis del 2018 paralizó nuevamente todo y los dos tramos de la ruta 40 hacia el sur volvieron a quedar pendientes. En detalles, se trata de la vía de poco más de 100 kilómetros que une Bardas Blancas (Malargüe) con Ranquil Norte, límite con Neuquén. Según el proyecto original, los trabajos se iban a realizar en dos etapas. La primera se extendía de Ranquil Norte a La Pasarela (casi 50 kilómetros), mientras que la segunda iniciaba en La Pasarela y llegaba a Bardas Blancas (poco más de 60 kilómetros).

Se reavivan los reclamos

“Por el temporal, estamos haciendo tareas para llegar a los puesteros. Pasé a la mañana y vi el camión, lo saludé y seguí porque no me dijo nada. Pero en la tarde, seguía ahí y el camión estaba cruzado. El hombre pasó 24 horas varado hasta que lo pudimos sacar con las camionetas”, relató el intendente de Malargüe sobre el reciente episodio que lo hizo volver a cargar contra Vialidad Nacional y su representante regional, Guillermo Amstutz, con quien ya ha mantenido varios cruces.

El vehículo en cuestión venía de Chivilcoy y viajaba rumbo a la Ciudad de Mendoza con una pesada carga que había recibido en la localidad neuquina de El Portón. Es que, según el jefe comunal, este camino es utilizado a pesar de sus malas condiciones por el transporte de carga, ya que, por la distancia, no conviene retomar la ruta 151 en La Pampa, que sirve como alternativa para evitar la RN 40.

“En esta zona no nevó, esto no fue en las condiciones del tiempo, sino que el terreno tiene mucha piedra suelta y ripio. Ni siquiera se encargan de consolidarlo y mantenerlo ya que no lo pavimentan”, denunció Ojeda, quien sumó que, hace muchos años esperan mejoras en el lugar y que se lleven adelante las obras que se habían prometido, pero señaló que “no hay voluntad política” para realizarlas.

 

Archivado en