Es hipoacúsica y tuvo que abandonar sus estudios por no tener intérprete de lengua de señas

Es hipoacúsica y tuvo que abandonar sus estudios por no tener intérprete de lengua de señas

Tras haber iniciado sus estudios como contadora pública, la joven platense tuvo que abandonar la carrera porque la UNLP no le brindó los intérpretes que había prometido.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

Delfina es una joven de La Plata que deseaba estudiar una carrera de grado tras el fin de sus estudios secundarios y eligió estudiar para ser contadora pública en la UNLP. Eligió dicha universidad no solo por el prestigio que tiene, sino también porque contaba con la posibilidad de tener un intérprete en lenguaje de señas, requisito necesario para ella que tiene hipoacusia.

Cuando quiso inscribirse, tuvo entrevistas con representantes de la facultad que estaban vinculadas a las posibilidades de accesibilidad. Sin embargo, tiempo más tarde, continuaba sin un intérprete que la asistiera en su hipoacusia para llevar adelante sus estudios y tuvo que dejar la carrera, a pesar de sus reclamos y planteos sin respuestas de la UNLP.

“Antes de terminar la secundaria elegí la UNLP para estudiar la carrera de Contador Público. La elegí porque vi una publicación que decía que tenía una buena accesibilidad de intérpretes de Lenguaje de Señas para personas sordas”, contó Delfina Garriga Martín a El Día de La Plata. También comentó que realizó la inscripción, dando a conocer la condición y con el certificado de discapacidad adjunto.

UNLP
La Universidad de La Plata es de las más prestigiosas del país.

Luego de eso le siguieron encuentros y entrevistas con personal universitario que le aseguraron que los servicios de intérpretes le serían brindados pero las falencias de la casa de estudios, que fue alma máter de René Favaloro, se notaron desde un principio. “En febrero al querer concurrir al Taller que me correspondía debía hacerlo sola, sin intérprete, no había disponibilidad para esta etapa, me dijeron. Por ese motivo no hice el taller. Llegó marzo y comenzaron las cursada y yo no tenía intérpretes”

Cuando inició su carrera, se anotó en tres cursadas para el primer cuatrimestre pero solo en una pudo contar con la asistencia de un intérprete, tal cual ella necesita. “La verdad es que no sé si el profesor sabía que yo soy sorda, mucha información, casi toda, no la entendía y así fue que no sabía de los exámenes y trabajos prácticos hasta uno o dos días antes”, explicó Delfina.

Ya sin la motivación inicial, Delfina lidiaba con la frustración de no haber podido adquirir los conocimientos para los exámenes que se le avecinaban y tuvo que tomar la dura decisión de abandonar la carrera. La excusa de la UNLP, según contó la joven, fue que se habían inscripto más sordos y la demanda de intérpretes los excedió.

UNLP Económicas
La Facultad de Ciencias Económicas es donde se dicta la carrera de Contador Público que había iniciado Delfina.

Para lidiar con esa situación, quiso apelar a la contratación de un intérprete particular que le ayudara pero, la universidad, se lo impidió: "Me dijeron que debía ser un intérprete de la Facultad”.

"Abandoné porque siento que la Facultad no cumplió con lo que dijeron", comenta Delfina que esperaba que, si se hubiera dado la situación de dejar sus estudios, fuera por cuestiones que dependieran de ella: "Me hubiera gustado que fuera mi decisión de seguir o no si no me gustaba la carrera, o no me sentía bien, pero siento que mi derecho a estudiar se vio perjudicado por una falla de la no soy responsable”.

“Son muchas las personas sordas que están en esa situación, pero no la cuentan. Yo decidí contarlo porque tenía muchas ilusiones de poder estudiar, de intentar ser una profesional y no pude, al menos esta vez”, agrega con frustración por la decisión que tuvo que tomar con respecto a su carrera y con el ánimo de que, al conocerse su situación, otra persona con hipoacusia tenga que pasar por los momentos tristes que le pasaron a ella en la Universidad de La Plata.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?