Cómo fue la "milagrosa" recuperación de Giuliana Lucoski

Cómo fue la "milagrosa" recuperación de Giuliana Lucoski

Lucas Mariani, subdirector asistencial del Hospital Central de Mendoza, brindó detalles de la evolución de Giuliana Lucoski, tras el accidente vial que la tuvo como principal víctima.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

"Giuliana Lucoski ingresó el 8 de mayo a la noche por guardia con un paro cardiorrespiratorio tras sufrir un accidente que le provocó politraumatismos graves y un traumatismo craneoencefálico por el que debió ir a quirófano automáticamente por su inestabilidad", relató el subdirector asistencial del Hospital Central. 

De acuerdo a lo que informó el especialista, debió ser atendida por diversos servicios en forma simultánea: "Traumatología para estabilidad de pelvis, y fracturas expuestas en miembros inferiores, cirugía general y neurocirugía", detalló el médico y añadió: "Se evacuó un hematoma intercraneal y una vez que se estabilizó pasó a terapia intensiva". 

Mariani recordó que durante varios días, prácticamente una semana, Lucoski permaneció inestable y con respirador. Recién entonces empezó a mejorar. "Alrededor del 11º día se le realizó una traqueotomía y luego, a la salida de terapia intensiva fue canulada con éxito", detalló. 

Tres semanas después de estar en terapia intensiva, Giuliana pasó al servicio de medicina interna para continuar con la rehabilitación. "Sus mejoras fueron progresando día a día", señaló el doctor y siguió diciendo que la reina de la Vendimia de 2016 fue atendida por diversos servicios del hospital debido a la cantidad y diversidad de lesiones. "Fue un abordaje multidisciplinario que involucró a muchísimos servicios". 

Consciente de la preocupación de la sociedad mendocina por la salud de la joven, detalló que "se fue muy estable, hablando, comunicándose con el personal, haciendo ejercicios, el último tiempo fue al gimnasio de neurorrehabilitación para hacer actividad con el servicio de kinesiología y el día 29 de junio fue dada de alta para continuar con su rehabilitación en la Fundación San Andrés". 

"Cuando salió de la parte aguda y se recuperó la estabilidad hemodinámica porque las lesiones fueron muy severas y pudimos ver que tenía signos de respuesta, de a poquito se empezaron a bajar los parámetros del respirador, se hizo el pasaje a la ventilación espontanea para así poder desvincularla por completo del respirador. A partir de ese momento ella empezó a comunicarse y vimos que el panorama era otro. Sabíamos que se iba a mejorar muy pronto", concluyó el especialista. 

 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?