La bonita historia de Joaco y León: tienen síndrome de Down y así les cambió la vida jugar al rugby

La bonita historia de Joaco y León: tienen síndrome de Down y así les cambió la vida jugar al rugby

Joaquín y Roberto lograron romper las barreras de la desigualdad. Con dedicación, entusiasmo y el acompañamiento incondicional de sus familias y docentes pudieron proyectar una vida feliz haciendo lo que les gusta.

Felicitas Oyhenart

Felicitas Oyhenart

Mdztrip@mdzol.com

Cada 21 de marzo se celebra el Día Mundial del Síndrome de Down, una fecha tiene como objetivo defender los derechos de las personas con este síndrome. Un día para recordar la urgencia de derribar las barreras de la desigualdad que impiden que todos tengan oportunidades en el ámbito personal, académico, deportivo, social y laboral. 

La fecha elegida se relaciona con la trisomía 21, que es la condición genética de las personas con síndrome de Down, y por eso se ha elegido el día 21 del mes 3 para recordarlo. También para demostrar que pueden y deben, al igual que todos, proyectarse, formarse profesionalmente y vivir la vida que desean y sueñan. 

Ejemplos de ello son Joaquín y Roberto, dos personas con síndrome de Down que con dedicación, mucho entusiasmo y el acompañamiento incondicional de sus familias y docentes han logrado romper con los prejuicios y llevar una vida de disfrute haciendo lo que los hace felices.

Joaquín, el futuro cocinero

Joaquín Muñoz tiene 17 años, es un chico muy simpático, extrovertido, va a la escuela, vive con su familia, juega al rugby en Los Cuyis y ya tiene muy definido de qué trabajará: “¡Quiero ser cocinero!”, expresa y cuenta que su especialidad son los ñoquis caseros.

Gracias al interés de sus padres por impulsar su desarrollo, Joaquín desde sus primeros días comenzó con terapias de estimulación temprana, “eso es lo que después le brindó una mejor calidad de vida”, afirma Alejandra Álvarez, madre del adolescente. 

“Joaquín es una persona super independiente. En la casa colabora poniendo y sacando la mesa y muchas veces se hace la cama también. Es protector con sus dos hermanas y muy cariñoso con todos nosotros”, así lo describe a Joaquín en la convivencia su mamá.

Joaco, como todos lo llaman, es muy social, "siempre tiene un buena razón para organizar un plan con la familia o amigos”. Son esas ganas de compartir con sus pares que lo llevaron a ser parte de Los Cuyis, equipo de rugby inclusivo de Mendoza.

“Venimos a entrenar, a dar lo mejor de nosotros, a disfrutar y compartir con lindas amistades. Todos somos una familia”, cuenta a MDZ Joaquín mientras sus compañeros entrenan a pocos metros de él en el predio del Instituto Terapéutico Naranjito ubicado en Guaymallén.

Joaquín encontró su gran pasión en el rugby. Foto: Alf Ponce Mercado/MDZ

Si bien al principio Joaquín no estaba muy convencido de asistir a entrenamiento, algo que sus padres respetaron, el ir con un amigo lo animó y ahora espera toda la semana para asistir. “Ir a Los Cuyis ha sido un antes y un después en su vida. Él está feliz, este es su grupo de pertenencia”, afirma Alejandra y agrega que este deporte le trajo al joven "más ganas de todo a su vida". 

“El rugby para mí es una pasión”, confirma Joaquín y se despide para continuar con el entrenamiento.

León, el que corre rápido y nadie lo para

Roberto Cipolla tiene 50 años, vive con su hermana y la familia de ella y todos lo conocen como León porque “corro muy rápido nadie me para”, afirma. 

“Es una persona muy tenaz, trabajadora, cumplidora y perseverante, lo que se le mete en la cabeza lo logra”, asegura su hermana Cecilia, quien agrega que Roberto se destaca también por se una persona de “buena madera”, con muy buenos valores y con mucha gente que lo quiere.

“Desde muy pequeño estuvo estimulado con terapias tempranas, fonoaudiólogas y todo lo que estaba al alcance para acompañar su desarrollo”, cuenta su hermana.

Siguiendo esta línea es que Roberto hizo la primaria, secundaria y luego un vespertino donde aprendió encuadernación, fue esto lo que le abrió las puertas y le brindó la oportunidad de trabajar. “Desde hace más de 20 años trabaja en la imprenta de la Facultad de Odontología de la UNCuyo”, comparte Cecilia.

Es la tenacidad que caracteriza a León la que lo llevó a presentarse en la facultad al llamado a concurso y ganar su cargo efectivo como personal de apoyo académico. “Tiene asistencia perfecta, es muy trabajador y responsable”.

A Roberto tener la oportunidad de trabajar lo ha ayudado mucho. “Está en contacto con otras personas y esto le permitió desarrollar su vocabulario”, afirma su hermana. 

Para la mujer, su hermano es un ejemplo de igualdad. “Si bien estamos muy lejos de lograr la igualdad que queremos, creo que se puede. La sociedad tiene la cabeza más abierta a incorporar la discapacidad”, asegura.

Además de trabajar, Roberto es parte de Los Cuyis hace 5 años y hoy es capitán del equipo. “Los Cuyis para él es todo, se divierte, se entretiene, tiene sus amigos”, cuenta su hermana.

Roberto es uno de los 7 mendocinos que viajará en junio al Mundial de Rugby de Habilidades Mixtas que se disputará en Irlanda. “Es un sueño para mi poder ir”, confiesa.

Roberto es uno de los capitanes del equipo. Foto: Alf Ponce Mercado/MDZ

Los Cuyis XV

Los Cuyis XV es un equipo de rugby de mixed ability que surgió en la provincia de Mendoza en el año 2016 de la mano de Marcelo Goldman y Daniel Fernández, ambos convencidos de que este deporte es una gran herramienta de inclusión.

Este año, es especial para este equipo. Participarán siete de sus jugadores en el Mundial 2020 de Rugby de Habilidades Mixtas, (International Mixed Ability Rugby Tournament), esto gracias a las acciones y trabajo que vienen realizando desde hace más de 6 años.

El equipo completo durante su entrenamiento en el predio de el Naranjito. Foto: Alf Ponce Mercado/MDZ

El esfuerzo de los colaboradores del equipo se ve reflejado en la sonrisa de cada una de las personas que forman parte del equipo y de los padres que aguardan en las tribunas mientras observan atentos el entrenamiento.

“Los facilitadores le ponen mucha garra, brindan esa contención que los chicos y los padres necesitan”, sostiene Cecilia y afirma que, gracias a Los Cuyis, Roberto pudo superar situaciones muy difíciles en su vida.

“A nosotros como padres ver tanta gente generosa dando su tiempo nos llena el alma y nos dan ganas de ser mejores personas. Ellos demuestran que todos desde nuestro lugar podemos hacer algo para ayudar al otro”, concluye con emoción Alejandra, la mamá de Joaquín. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?