Científicos descubrieron la relación entre las siestas y los riesgos de padecer Alzheimer

Científicos descubrieron la relación entre las siestas y los riesgos de padecer Alzheimer

El estudio fue publicado en una revista especializada en la enfermedad de Alzheimer. Los investigadores analizaron a 1.401 personas y detectaron que las siestas extensas pueden ser un predictor de peor rendimiento cognitivo y viceversa.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

Una nueva investigación realizada por investigadores en adultos mayores halló una relación entre las siestas largas y un peor rendimiento cognitivo, elevando el riesgo de padecer Alzheimer. El estudio explica además que existe una relación bidireccional, un diagnóstico de Alzheimer aceleró el aumento de estos descansos diurnas a medida que las personas envejecen.

Alzheimer's & Dementia: The Journal of the Alzheimer's Association fue el diario encargado de publicar el artículo el 17 de marzo de este año con los resultados del estudio de cohorte realizado por investigadores del Brigham and Women's Hospital. Para poder llevar adelante la investigación se examinó a 1.401 personas de forma objetiva mediante actigrafía anualmente durante un máximo de 14 años.

"Los comportamientos ligados al sueño durante el día en adultos mayores a menudo se ignoran, y un consenso respecto a la siesta en la práctica clínica y la atención médica está aún pendiente", asegura Peng Li, del Programa de Biodinámica Médica en la División de Trastornos Circadianos y del Sueño de Brigham.

Los resultados de la investigación no solo sugieren que las siestas diurnas excesivas pueden indicar un riesgo elevado de demencia de Alzheimer, sino que también muestran que un aumento anual más rápido de las siestas diurnas puede ser un signo de deterioro o progresión clínica desfavorable de la enfermedad. Por ello, los especialistas llaman a prestar mayor atención a los patrones de sueño las 24 horas.

Mientras que algunos estudios han demostrado que la siesta durante el día tiene beneficios en el rendimiento cognitivo agudo, el estado de ánimo y el estado de alerta; otros reportan resultados adversos en este sentido.

El estudio actual, que fue un trabajo de colaboración con el Centro de Enfermedad de Alzheimer Rush y la Universidad de California, San Francisco, observó que los participantes toman siestas más largas y/o más frecuentes con el envejecimiento y los cambios son aún más rápidos con la progresión del Alzheimer. A su vez, vieron que con las siestas diurnas excesivas tienen un mayor riesgo de desarrollar demencia.

Científicos explican que entre la siesta extensa y el Alzheimer existe un "círculo vicioso"

Las siestas: un factor de riesgo

Más allá de los factores de riesgo conocidos para la demencia, incluida la edad y la duración y fragmentación del sueño nocturno, las siestas diurnas más largas y frecuentes fueron un factor de riesgo para desarrollar Alzheimer en hombres y mujeres mayores cognitivamente normales.

Además, los aumentos anuales en la duración y frecuencia de las siestas se aceleraron a medida que avanzaba la enfermedad, especialmente después de la manifestación clínica de la enfermedad de Alzheimer. "El círculo vicioso que observamos entre el sueño diurno y la enfermedad de Alzheimer ofrece una base para comprender mejor el papel del sueño en el desarrollo y la progresión de la enfermedad de Alzheimer en los adultos mayores", expresa uno de los investigadores.

El coautor principal Kun Hu, del programa de Biodinámica Médica en la División de Sueño y Salud de Brigham, insiste en que “los cambios en el sueño son fundamentales para dar forma a los cambios internos en el cerebro relacionados con los relojes circadianos, el deterioro cognitivo y el riesgo de demencia".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?