Estudio revela que la exposición al sol previene el cáncer de mama

Estudio revela que la exposición al sol previene el cáncer de mama

Un estudio desarrollado entre las universidades de Puerto Rico y de Buffalo llegó a esta conclusión luego de comparar sus climas, comprobando que una mayor exposición al sol ayuda a las mujeres a bajar el riesgo de desarrollar cáncer de mama

Pablo Vazquez

Un nuevo estudio publicado por la revista Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention demuestra que se puede bajar el riesgo a tener cáncer de mama en mayor contacto con el sol. Actualmente el cáncer de mama es el más prevalente del mundo, ya que, a finales del 2020, había casi 8 millones de mujeres diagnosticadas con este cáncer. Este tipo de cáncer suele ocurrir en las etapas más tardías de la vida, y, hoy en día, a pesar de que sigue siendo muy peligroso, es mucho menos mortal que hace 50 años, debido a los cambios en el tratamiento y en su detección.

La investigación fue realizada por la Universidad de Buffalo y la Universidad de Puerto Rico, y, informa que una mayor exposición al sol puede conducir a un menor riesgo de cáncer de mama. Esta investigación tuvo un lugar perfecto para ser estudiada, ya que Puerto Rico es conocido por sus temperaturas cálidas y su alta exposición al sol, mientras que Buffalo suele contar con inviernos fuertes y menor exposición al sol. Luego de estudiar la pigmentación de la piel expuesta y no expuesta entre 307 casos para determinar los niveles habituales de exposición al sol, los investigadores llegaron a la conclusión de que una mayor exposición al sol se asocia con un menor riesgo de cáncer de mama, lo que provoca que las mujeres de países con mayor exposición, como lo es Puerto Rico, tengan menos probabilidades de desarrollar este tipo de cáncer.

Puerto Rico es característico por sus temperaturas cálidas y su exposición al sol
Foto: EL PAÍS

Jo L. Freudenheim, profesora del Departamento de Epidemiología y Salud Ambiental de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Buffalo comentó que hay varias explicaciones viables por las que el sol ayuda a la prevención del cáncer de mama: “Un paso posible sería la producción interna de vitamina D que ocurre cuando la piel se expone al sol, la exposición al sol también afecta al cuerpo de otras maneras útiles, con efectos sobre la inflamación, la obesidad y los ritmos circadianos”.

“Este estudio fue único en el sentido de que fue de mujeres puertorriqueñas, lo que nos permitió observar esta asociación en una población con una amplia gama de colores de piel y con una alta exposición al sol durante todo el año”, explica la autora principal del estudio, Jo L. Freudenheim, profesora del Departamento de Epidemiología y Salud Ambiental de la Facultad de Salud Pública de la UB. La profesora también destacó los beneficios de la exposición al sol, en contraposición a los problemas que trae: “Si bien las recomendaciones recientes han sido limitar la exposición al sol para prevenir el cáncer de piel, también puede haber un beneficio en la exposición al sol, especialmente la exposición sin quemaduras solares”.

Buffalo, ubicado en Nueva York, suele tener grandes heladas y es conocido por sus bajas temperaturas

Este estudio se suma a la lista de los que nos permiten conocer más sobre esta enfermedad, que se desarrolla generalmente en mujeres que no tienen un factor de riesgo de cáncer de mama identificable aparte de su sexo y la edad, mayores de 40 años. De la misma manera, existen factores que aumentan el riesgo, como por ejemplo, un gran consumo de alcohol de manera nociva, el mismo aumento de la edad o la obesidad mórbida, aunque también puede haber otros factores, como los hereditarios, que hacen más probable la aparición de este cáncer.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?