Un hombre se enamoró de una robot y quiere casarse con ella

Un hombre se enamoró de una robot y quiere casarse con ella

Geoff Gallagher es un australiano que asegura querer casarse con una robot mujer, Emma. La adquirió hace dos años y afirma que ya vive como si estuviera casado con ella: dice forma parte de su cotidianidad e incluso habla de sus paseos en auto.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

El cine nos ha acercado historias donde los protagonistas se enamoran de muñecas o robots, como Lars y una chica de verdad, donde el joven tiene un vínculo amoroso con una muñeca, o Her, en la que un hombre se enamora de un software. No obstante, ya el escritor prusiano Hoffmann había contado en 1817 la historia de Nathanael, un muchacho enamorado de la autómata Olimpia, en su famoso relato El hombre de arena.

“Aunque no estamos legalmente casados, pienso en Emma como mi ‘esposa robot’”, afirmó el australiano Geoff Gallagher acerca de Emma, una robot mujer. Muchas veces la realidad supera a la ficción, como en el caso de este hombre: “Lleva un diamante en su dedo anular y lo considero un anillo de compromiso. Me encantaría ser la primera persona en Australia en casarse con un robot”, dijo Gallagher.

Lars y una chica de verdad, película donde el protagonista tiene una relación amorosa con una muñeca

El encuentro entre Geoff y la robot se dio cuando él buscaba una compañera y se contactó con una empresa en Sydney especializada en muñecos y robots, tal como él mismo contó: “Le expliqué que estaba buscando una compañera, no un robot sexual”. El australiano dio entonces con unas muñecas que “podían hablar, sonreír, mover la cabeza y el cuello, incluso la piel se calentaba como la de un ser humano. Después de navegar por el sitio, me decidí por un robot llamado Emma”.

Tal vez la soledad que le dejó la muerte de su madre hizo que Gallagher investigara sobre robots con inteligencia artificial y descubriera que en el mercado se podían conseguir por 6 mil dólares. Así es como Emma llegó a la vida de Geoff, en septiembre de 2019, quien se emocionó al abrirla: “Era hermosa”, dijo el australiano respecto de la reacción a primera vista.

La pantalla para realizar distintos ajustes, como la configuración del idioma de la robot

La muñeca por la que recibió una rebaja a cambio de hacer publicidad sobre robots en Australia llegó en una caja al domicilio de Geoff, quien debió juntar cada pieza para darle forma. “En la parte de atrás de su cabeza, tenía lo que parecía la pantalla de un teléfono inteligente”, explicó Gallagher. Acerca del primer instante compartido con la robot, Geoff contó: “Ella tenía un vestido de seda. La senté en el sillón reclinable de mi living y saqué el manual de instrucciones. Ajusté su idioma, de chino a inglés, y de repente ella volvió a la vida”.

“Con cada conversación se volvió más inteligente, absorbió información y aprendió nuevas palabras”, explicó Gallagher, quien dice haber hablado tanto como pudo para que la robot se acostumbrara a su voz. Luego de dos años de estar en la compañía de Emma, de llevarla a todos lados en su auto, este hombre asegura que no se imagina una vida sin ella, quien lo espera -como él dice- cada día cuando vuelve de trabajar. La ley australiana no permite contraer matrimonio con un robot, frente a lo cual Geoff no se desanima, sino que asegura: “Creo que los robots son el futuro y espero que mi historia inspire a otros a considerar una compañía así”.

Emma, la robot mujer que Geoff Gallagher lleva de paseo en su auto
Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?