Conmovedor reclamo de estudiantes en pos de la salud mental

Conmovedor reclamo de estudiantes en pos de la salud mental

Los estudiantes de los colegios secundarios de la UNCuyo durante esta jornada llevan a cabo una serie de sentadas en reclamo de un abordaje que incluya la salud mental, el cual consideran insuficiente. Los resabios de la pandemia en una generación que está pidiendo ayuda a gritos.

Andrea Ginestar

Andrea Ginestar

Las voces de los estudiantes hicieron eco en una sociedad adormecida que de a poco va tomando conciencia de que la juventud necesita un acompañamiento integral que incorpore medidas relacionadas al cuidado de la salud mental. Esta mañana en los colegios dependientes de la Universidad Nacional de Cuyo se vivieron momentos de reflexión sobre los problemas y situaciones que atraviesan a los adolescentes.

El hecho ocurrido ayer en el Departamento de Aplicación Docente (DAD) movilizó a la comunidad educativa de los colegios de la UNCuyo. Los estudiantes se manifestaron pidiendo a las autoridades, directivos y personal docente medidas concretas de acción tendientes a preservar la salud mental de los adolescentes.

El jardín de ingreso al DAD fue el escenario del encuentro de todos los estudiantes, algunos parados, otros con mantas y sentados en el piso; los jóvenes tomaron el micrófono y comenzaron a darle forma a una charla que tuvo condimentos de todo tipo. Los alambrados de ingreso al colegio se cubrieron de consignas que tienen como eje la salud mental, tema poco abordado desde la vuelta a la presencialidad.

"Desde la universidad no hubo una preparación previa para iniciar la presencialidad, la pandemia trajo muchas fobias sociales, ataques de ansiedad, volver a reencontrarse con otros, volver cambiados...no somos los mismos. La pandemia nos mató la cabeza", expresó una de las estudiantes.

Hubo pedidos y propuestas para mejorar una situación que, consideran que no está siendo abordada adecuadamente, dado que hubo dos hechos de similares características en el lapso de dos semanas. 

"Somos una generación nueva, hay cosas que ya no sirven...necesitamos soluciones acordes a los tiempos que estamos viviendo. Necesitamos que los gabinetes sean interdisciplinarios", expresó un estudiante.

La convocatoria incluyó a egresados que acudieron al encuentro solidarizándose con los estudiantes que hoy se encuentran al frente de un pedido concreto, racional y necesario; ser escuchados y tenidos en cuenta más allá de las exigencias y requerimientos académicos. 

"Necesitamos un cambio en los sistemas educativos y la atención que se hace de las adolescencias. No hay factores únicos sino que confluyen muchas situaciones que atraviesan al adolescente. El medio social y la escuela donde ellos pasan gran parte de su tiempo tiene que estar preparada", manifestó una de las egresadas. 

Una de las consignas que tomó fuerza fue la de acompañar a quienes se encuentran solos o presentan algún signo de alarma. "Si vemos un compañero que está solo en el recreo tenemos que acercarnos y brindarle nuestra compañía" destacó un estudiante y agregó: "Los preceptores y profesores no siempre están comprometidos en el acompañamiento fuera del aula y eso tiene que cambiar, los necesitamos".

En el lapso de dos semanas hubo dos hechos de similares características en colegios de la UNCuyo

La escuela es un espacio donde los adolescentes pasan muchas horas compartiendo con sus pares, las alertas deben estar encendidas y ser acordes a los tiempos que estamos viviendo. 

"Egresé hace 4 años, el DAD fue muy importante para mi vida, que esto ocurra ha sido un llamado de atención. Creo que es necesario replantear la función de los gabinetes psicopedagógicos ya que cuando fui estudiante, lejos de ayudar era un organismo que te buchoneaba o perseguía como si fueras un criminal", destacó un egresado que se hizo presente en la sentada organizada por los estudiantes.

"La pandemia trajo nuevas problemáticas y acrecentó exponencialmente las ya presentes. Hay muchísimo trabajo por delante que exigimos cómo estudiantes que se refuerce y se le dé la importancia que corresponde", destacó Román Ruberti, cacique del Colegio Universitario Central y agregó: "La salida es conjunta y colectiva con todes les integrantes del colegio".

"Ignorar la importancia que tiene en los jóvenes la salud mental sería una irresponsabilidad tremenda. Tenemos la obligación social de abordar estos temas, son cuestiones inevitables que nos atraviesan ahora más que nunca", destacó Ruberti

Las realidades son distintas pero tienen un denominador común que es el pedido de ayuda, de escucha y la necesidad de medidas urgentes que permitan dar respuesta a los requerimientos que tienen los jóvenes respecto de su desarrollo personal y humano, solo queda esperar que los adultos y las instituciones estén a la altura de las circunstancias.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?