Whittier, el pueblo donde todos los vecinos viven en el mismo edificio

Whittier, el pueblo donde todos los vecinos viven en el mismo edificio

Se trata de una población de 318 habitantes que se encuentra a una hora de Anchorage, la ciudad más grande de Alaska.

Lucas Lafuente

Whittier es un pueblo ubicado en el sur del estado de Alaska, a unos 100 kilómetros de Anchorage, la capital. Además de ser novedoso por tener temperaturas muy bajas y paisajes fenomenales, tiene la curiosidad de que prácticamente toda su población, 318 personas según lo registrado en el último censo, vive en el mismo edificio.

El hogar de las familias de Whittier son las Begich Towers, un edificio compuesto de tres módulos, cada uno de ellos con 14 pisos de alto. Aproximadamente el 80% de su población vive allí. En estos departamentos no se encuentran únicamente residencias sino que contienen todo aquello que los vecinos del pueblo precisan para vivir.

En un principio, las Begich Towers se construyeron con el objetivo de consolidarse como base militar. Foto: Instagram

En estas torres, los habitantes pueden asistir al hospital, a la policía, a la iglesia o al supermercado. El colegio, si bien se encuentra fuera del edificio, tiene un puente subterráneo que se conecta para que los niños puedan resguardarse de salir a la calle con tan bajas temperaturas.

Historia de Whittier

Tras la Segunda Guerra Mundial, la Marina de Estados Unidos decidió construir una base naval en Whittier, Alaska. Se construyeron la Torre Buckner y las Begich Towers con el objetivo de consolidarse como base militar. Se eligió este lugar por las enormes montañas que la rodean la mantienen escondida y por ser navegable ya que está frente a una bahía en la que el agua no se congela en invierno. Con el paso del tiempo, el ejército americano dejó de considerarlo como una zona militar importante y abandonó el lugar.

En Whittier, la temperatura media es de 0ºC y las mínimas pueden alcanzar los -20ºC. Por estas razones, tras el abandono del edificio de los militares estadounidenses, los ciudadanos decidieron refugiarse durante el invierno en estas torres. Sin embargo, la Torre Buckner quedó abandonada debido a que no es habitable por el amianto utilizado en su construcción, el cual puede ser dañino para la salud de quienes vivan allí.

La Torre Buckner fue construida con amianto es sus cimientos. Foto: Foursquare
Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?