Juegos inclusivos: cómo pensar en los niños con discapacidad

Juegos inclusivos: cómo pensar en los niños con discapacidad

Jugar es un derecho que debe ser garantizado a todos los niños pero no siempre los espacios existentes posibilitan el desarrollo de las actividades lúdicas de los niños y niñas con discapacidad. ¿Por qué el juego inclusivo es importante?

Andrea Ginestar

Andrea Ginestar

El juego es una instancia primordial en la infancia ya que permite la generación de procesos de aprendizaje y de comunicación con el entorno y con otras personas. A partir del juego se posibilita una serie de interacciones que proporcionan confianza, desarrollan la imaginación, generan placer y satisfacción en quienes participan. En el caso de los niños que poseen una discapacidad las instancias lúdicas son necesarias ya que colaboran en el desarrollo de habilidades sociales y emocionales.

La inclusión es un enfoque que responde positivamente a la diversidad de las personas y a las diferencias individuales. Implica la aceptación de las diferencias y una convivencia en armonía, entendiendo que la diversidad no es un problema, sino una oportunidad para el enriquecimiento de la sociedad a través de la activa participación en la vida familiar, en la educación, el trabajo y el juego. 

Daniela Aza nació con Artrogriposis Múltiple Congénita, la cual es una condición que afecta a las articulaciones generando contracturas. "El trayecto no fue fácil con 15 cirugías, tratamiento, rehabilitación pero siempre acompañada de un entorno que fomentó mis capacidades y no mis debilidades" explicó quien, desde hace unos años, comparte los desafíos que tuvo que sortear para inspirar, motivar y educar a quienes tienen dificultades. 

"Un diagnóstico negativo, con incertidumbre y pesimismo, no fue un impedimento para lograr todo lo que me propuse: caminar, hacer deporte, jugar, estudiar, recibirme de licenciada en Comunicación Social y luego casarme" dijo Aza.

La sociedad en ocasiones puede presentar obstáculos a quienes poseen una discapacidad, desde la infraestructura de los espacios públicos hasta las formas de relacionarse desde lo lúdico. Hoy es frecuente ver espacios adaptados e incluso en algunas plazas se incorporaron propuestas lúdicas para que los niños con discapacidad puedan utilizar los juegos

El juego es una instancia vital en el desarrollo de cualquier persona en tanto funciona como herramienta de aprendizaje y fortalece la creatividad, estimula la imaginación y fomenta la socialización. Por eso, es fundamental incentivarlo. Con el tiempo, el juego permite al niño desarrollar habilidades sociales, usar la imaginación, explorar su medio ambiente, expresar su visión del mundo, desarrollar su creatividad e interactuar con sus pares y los adultos.

"El juego les permite darse cuenta que también pueden hacer cosas a su manera y adaptar las formas", destacó. 

Juegos inclusivos

"Muchas veces no imaginamos a niños con discapacidad jugando y divirtiéndose porque los concebimos solamente desde una perspectiva médica", destacó Aza. Es frecuente imaginar a los niños con discapacidad en ámbitos que tienen que ver con la rehabilitación, la salud o el tratamiento. Sin embargo, el juego también es fundamental para ellos ya que a través de él aprenden a valerse por sí mismos, sobre autonomía, a compartir con otros niños, a defender su lugar.

Las propuestas lúdicas deben ser universales

Hoy en día existen nuevas propuestas lúdicas que apuestan por el diseño universal (utilizables para cualquier persona) pero todavía es muy difícil que se hagan masivos y la oferta en el mercado sigue siendo muy escasa, como es el caso de los juguetes didácticos y adaptados dirigidos especialmente para estimular a aquellos niños y niñas. 

"Es primordial que la sociedad entienda que las formas de jugar son diversas y diferentes. Jugar es un derecho" cerró Aza.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?