No todo es color de rosa: así empezó Victoria's Secret

No todo es color de rosa: así empezó Victoria's Secret

Victoria's Secret fue fundada en 1977 por un hombre, quien tuvo un trágico final.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad


Victoria's Secret es la marca de lencería estadounidense más famosa del mundo por su marketing, sus legendarios desfiles llamados "Victoria's Secret Fashion Show" y las populares modelos que fueron parte del grupo "Los Ángeles de Victoria's Secret". Sin embargo, para su fundador no fue fácil llevar a la empresa al éxito y su vida personal terminó en una desgracia.
 
Roy Raymond nació en 1947 en Connecticut, Estados Unidos, y siempre se destacó por ser un hombre inteligente y brillante para los negocios. Estudió en la Universidad de Tufts, una de las instituciones de investigación más importantes del país, y luego hizo un posgrado en la escuela de negocios de la Universidad de Standford.
 

Roy Raymond. Fuente: Wikipedia.

Los inicios de Victoria's Secret

Raymond solía comprarle lencería a su esposa Gaye y no le gustaba la estética de los locales con sus luces fluorescentes. Como él tenía una gran visión de negocios, decidió fundar en 1977 la marca Victoria's Secret con tiendas que hagan sentir cómodos a todos, incluso a los hombres. 
 
Hoy la imagen que se tiene de Victoria's Secret es machista y poco deconstruida, ya que apuesta a cuerpos hegemónicos. Sin embargo, para la época que se creó, se consideró revolucionaria porque hasta ese entonces la ropa interior que utilizaban las mujeres era diseñada solamente para que dure bastante tiempo y la lencería era utilizada solo en los aniversarios de bodas o lunas de miel.
 

Roy Raymond abrió su primer local gracias a conseguir 80 mil dólares por parte de un banco y de sus suegros. Fuente: Victoria's Secret.

Raymond entendió que debía crear piezas sexys, pero económicas para que las mujeres comprarán y puedan usar a diario. Gracias a un préstamo bancario de 40.000 dólares, y otro préstamo de 40.000 dólares de parte de sus suegros, abrió el primer local de Victoria's Secret en un shopping de Palo Alto, California.
 
El nombre fue una inspiración en la época victoriana de Inglaterra y el refinamiento de las damas de la alta sociedad. Su recibimiento fue un éxito y el primer año vendió 500.000 dólares, motivo por el que logró abrir tres tiendas más y lanzó la primera edición del catálogo.
 

Fuente: Victoria's Secret.

Llegaron los problemas

Para el año 1982, Raymond ya tenía ventas anuales de 4.000.000 de dólares, pero estaba al borde la bancarrota. En consecuencia, buscó un nuevo socio y así fue como llegó Leslie Wexner, un empresario con un ojo muy afilado sobre la indumentaria, principalmente la deportiva, y sobre las necesidades del mercado.
 
Cuando Wexner ingresó a la empresa tenía una fortuna de 50.000.000 de dólares gracias a su marca de ropa casual The Limited y vio en Victoria's Secret una posibilidad de expandirse. Sin embargo, el modelo de negocio de Raymond no atraía a las mujeres y decidió comprar la firma por 1.000.000 de dólares.

Leslie Wexner. Fuente: Wikipedia.

La era Wexner y el fin de Roy

Fue Wexner quien se dio cuenta que las mujeres querían sentirse glamourosas con ropa interior, pero a precios accesibles. Por lo tanto, lo primero que hizo fue cambiar la estética de los locales y así nació su diseño negro con tonalidades doradas. Luego llegaron al catálogo las modelos profesionales y conjuntos más atrevidos.
 
En paralelo, Raymond fundó la tienda para niños My Child's Destiny, pero su mala estrategia lo obligó a declararse en bancarrota en 1986. Su vida terminó de desmoronarse cuando se divorció de Gaye y su tristeza era tal que tomó una decisión inesperada: se suicidó tirándose del puente Golden Gate de San Francisco en 1993.

Wexner, por su parte, continuó el éxito de Victoria's Secret hasta el punto de convertirla en un ícono absoluto del glamour internacional. En los últimos tiempos, debido a la cantidad de críticas por lo extremadamente difícil de alcanzar de las modelos que daban imagen a la marca, Victoria's Secret decidió renovar un poco su impronta y abrir el abanico, atrayendo modelos más reales.

¿Crees que la empresa está en un buen camino?
 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?