Esclerosis múltiple: los síntomas "escondidos" que pueden ser señal de alerta

Esclerosis múltiple: los síntomas "escondidos" que pueden ser señal de alerta

Hoy, 22 de julio, se celebra el Día Mundial del Cerebro. Este año está dirigido a la concientización sobre la esclerosis múltiple. ¿Cómo detectar los primeros síntomas de esta enfermedad?

Felicitas Oyhenart

Felicitas Oyhenart

El 22 de Julio se celebra el Día Mundial del Cerebro con el objetivo de promover la conciencia sobre el potencial del cerebro y sobre el cuidado y la prevención de las enfermedades neurológicas

Este año está dirigido a la concientización sobre la Esclerosis Múltiple. Esta es una enfermedad neurodegenerativa con impacto en todos los aspectos de la vida de los pacientes, especialmente en las funciones cognitivas y la discapacidad física.

“Es una enfermedad que suele aparecer en adultos jóvenes, cerca de los 30 años aproximadamente”, comparte la doctora Gabriela Gonzalez Alemán (MN 33343) , neurocientífica y doctora en Genética del Comportamiento.

Problemas visuales como visión borrosa o doble son las primeras señales de alarma que hay que considerar como posible síntoma. A lo que se suelen sumar cansancio constante o fatiga, problemas para articular el habla (arrastre o lentitud), debilidad en las piernas y brazos, falta de coordinación para hacer movimientos, sensación de hormigueo, problemas de control de esfínter, trastornos cognitivos como dificultad para concentrarse o pensar, son algunos de los signos que pueden manifestarse.

“En la mayoría de los casos estos síntomas pueden ser un brote, luego de un par de brotes la enfermedad se diagnostica”, aclara Gonzalez también fundadora de Brainpoints.

La especialista añade que los primeros signos que aparecen suelen ser “síntomas insidiosos que parecen que están como escondidos y se van presentando de a poco, incluso a las personas que conviven con personas con esclerosis múltiple les cuesta darse cuenta de lo que sucede”.

Frente a la aparición de alguno de estos síntomas la doctora recomienda consultar a profesionales, especialmente a médicos clínicos y neurólogos quienes evaluarán el caso de la persona y guiarán en su diagnóstico.

El cerebro es uno de los órganos vitales del cuerpo. Con la forma de una nuez, lleno de pliegues y cisuras, es el responsable de los pensamientos, las acciones, las relaciones, la vida emocional y la expresión de la personalidad. “Cualquier estímulo que ingresa por los sentidos, se procesa en nuestro cerebro y genera actividad mental y comportamiento”, explica la neurocientífica.

¿Cómo entrenar al cerebro para cuidarlo?  

La doctora Gabriela Gonzalez Alemán comparte 8 recomendaciones para mantener saludable nuestro cerebro:

  1. Empezá a observarte a vos mismo y a entender tus reacciones en el contexto en el que se presentan: Qué te hace enojar y cuándo, qué te entristece o te da miedo, cómo resolvés las situaciones inesperadas. 
  2. Prestá atención a tus emociones y a lo que las provoca. Recordá que el autoconocimiento es fundamental para que empieces a elegir qué rutas cerebrales querés que se repitan y cuáles preferirías evitar. 
  3. Prestá atención a las cosas que te decís a vos mismo: ¿Qué tono usás? ¿Te recriminás? ¿Te elogiás? Tu autoestima, tu capacidad de logro y tus relaciones dependen de tus narrativas personales. 
  4. Ponete metas concretas y que sean realistas: Tu cerebro y tu mente adoran terminar tareas. Si una tarea está inconclusa se transforma en una molestia en la atención. Si tus metas son concretas y son realistas, podrán hacerse y terminarse. Por eso, no te propongas algo abstracto como “ser feliz”. En cambio, buscá aquellas cosas que te hacen feliz y proponete hacerlas en concreto. 
  5. Conectate con la naturaleza: Hay evidencia científica de que el contacto con el aire libre y el verde de las plantas estimula la liberación de serotonina, la hormona productora de bienestar en el largo plazo. 
  6. Hacé vida social: Incluso con distanciamiento, podés compartir momentos con otros. Salir a caminar, hacer deporte o hablar por teléfono. La vida con otros te da experiencias de interacción que son únicas. Aún en situaciones similares y con las mismas personas, las experiencias siempre son distintas. 
  7. Aprendé cosas nuevas: Un idioma, un juego de mesa o leé algo corto en internet que te interese. Traé información nueva a tu mente para que se integre con lo que ya había. Renová de esta manera tus conexiones neuronales y aumentá tu plasticidad cerebral. Desafiá a tu cerebro con nuevos aprendizajes. 
  8. Escuchá activamente a las personas con las que hablás. No pienses lo que querés decir mientras todavía te hablan. Así, vas a dejar en suspenso por un momento esos esquemas de pensamiento automáticos. Es posible que te enteres de que lo que te decían no era exactamente como pensabas. Vas a incrementar tu empatía y mejorar tu relación con los demás.
Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?