Un argentino soñó en grande, se animó y lo logró: plantó la semillita del fútbol en Miami

Un argentino soñó en grande, se animó y lo logró: plantó la semillita del fútbol en Miami

La gran y cosmopolita ciudad carecía de un equipo. Marco armó un club con socios, y no se queda quieto, sino que va por más: ahora proyecta una academia de alto rendimiento para educar en el deporte. Te contamos su historia, y la de los Soldiers, el team que formó.

Federico Croce

Federico Croce

“Yo emigré a Miami en el 2001, cuando se produjo la gran crisis en el gobierno de De la Rúa. Acababa de recibirme de Licenciado en Economía, y no conseguía trabajo. Paralelamente, tenía esa curiosidad de tener la experiencia de vivir afuera”, comienza contando a MDZ Marco Maison que es argentino, de Haedo, Buenos Aires; y que transmite una historia de esas que se repite en miles de compatriotas que se desencantan con la dificultad para progresar en la Argentina y por eso se deciden aprobar suerte en otras tierras. 

Marco junto a algunos compañeros.

Sin embargo, el camino de Marco tiene una particularidad: logró hacer realidad un sueño: “Soy un amante del fútbol, como muchos argentinos. Soñé incluso con ser profesional... y realmente sufría la falta de este deporte en la ciudad que elegí para vivir. Así es que para evacuar un poco esa necesidad, ese amor por el fútbol -y además porque ya no puedo jugar tanto como cuando era más joven-, charlando con un amigo tuvimos una ocurrencia”.

“Notamos que en Miami había una gran necesidad que mostraban muchos residentes de ver fútbol, de disfrutarlo, y no había. Además es una ciudad absolutamente atractiva para el mundo, colmada de progreso y con una demografía muy cosmopolita en donde sobre todo hay muchos europeos y sudamericanos -nacionalidades en donde los simpatizantes del fútbol son mayoría-. Cuando se nos ocurrió la idea de armar algo, Miami no contaba con ningún equipo de fútbol profesional. Ni de primera, ni de segunda, ni de tercera categoría. Recién el año pasado David Beckham desembarcó con un equipo, el Inter de Miami”, sigue Marco.

“El resumen es ese: empezamos a soñar con un equipo, nos pusimos manos a la obra, y nacieron los Florida Soccer Soldiers, en 2018. Lo del fútbol para mí es pura pasión: no es una actividad lucrativa. Inicialmente fue un hobby, pero hicimos bien las cosas, nos rodeamos de la gente correcta y comenzamos a competir en una liga amateur pero reconocida por la Asociación de Fútbol de los Estados Unidos, una especie de cuarta categoría”.

El team logró una hazaña: se ha transformado en el equipo semiprofesional que más lejos ha llegado en la US Open Cup, alcanzando la séptima ronda en2019, y dejando en el camino a dos clubes de la USL (United Soccer League), la segunda en importancia de la Nación.

“A diferencia de cómo es en la Argentina, en donde el fútbol se practica en instituciones o clubes sociales y deportivos, en Estados Unidos muchos equipos, incluso profesionales, no tienen un lugar físico ni propio: muchos entrenan en parques públicos; es en espacios públicos o universidades donde desarrollan su actividad”, nos cuenta Maison. “En Argentina seas de la primera, de la B o de la C, los equipos tienen estadio. Nosotros entrenamos en un parque público”, apunta. “Eso sí: dentro de las credenciales a presentar debés comunicar dónde entrenás, dónde jugarás los partidos, y otros ítems. Nos presentamos en dos ligas, una nos aceptó, y así empezamos”.

Alegría de los Soldiers, luego de un triunfo.

“No tenemos una generación natural de recursos, más allá del patrocinio que pudimos conseguir con el tiempo luego de haber logrado notoriedad. Pero la verdad es que es un esfuerzo porque mucho sale de nosotros mismos, con recursos propios que aportamos de nuestro patrimonio, demuestra actividad profesional”, aclara Marco.

¿Cómo se formó el equipo de los Soldiers?

“Lo primero que hicimos fue buscar gente experimentada, que conocía el fútbol local. Empezamos por el cuerpo técnico. Por suerte en Miami vive gente que se ha desempeñado en el ámbito del fútbol y ha desarrollado carreras profesionales", responde Marco.  

Daniel Godoy, el técnico.

"En el cuerpo técnico hoy hay dos hombres con mucha experiencia: el DT es Daniel Godoy y su colaborador, José Manuel Rey. Ambos fueron jugadores de la selección de Venezuela, y tienen historia en el fútbol de su país de origen. Daniel también había jugado en ligas estadounidenses; por lo tanto contaba con un plus: el conocimiento de cómo es el fútbol amateur y semiprofesional en este país y en Miami. Desde que nos reunimos, le contamos del proyecto y le planteamos nuestra idea, quedó encantado con la propuesta", sigue contando. 

Un grupo unido por un sueño común.

"Luego de asegurarnos que ellos estaban 'a bordo', continuamos buscando preparadores físicos, otros integrantes de colaboradores, y finalmente, los jugadores. En un principio la mayoría eran venezolanos, por la relación que generaban con el técnico y su conocimiento de ese fútbol. Pero la estrella estuvo con nosotros desde el principio, pues el primer torneo que jugamos, lo ganamos".

"Competimos luego y ganamos el torneo del sur de la Florida, luego ganamos el de todo el Estado, ganamos también en toda la costa Este y ahí viajamos a Denver en donde se jugaban los Nacionales, los ocho equipos mejores de los Estados Unidos. Allí llegamos a las semifinales". 

"En el año 2019 alcanzamos la séptima ronda en el torneo de la US Open Cup, y jugamos partidos que incluso se transmitieron por ESPN. Logramos mucha notoriedad en diarios de Miami porque dejamos en el camino a dos clubes de la USL (United Soccer League), la segunda en importancia de la Nación. En cuanto a este año, hablando de actualidad, somos los últimos campeones del torneo local". 

Una foto de cuando los Soldiers enfrentaron a Boca.

"Varios equipos profesionales suelen hacer pretemporadas en Miami, ya que es un lugar atractivo para muchos equipos latinoamericanos, y en los pocos años de existencia que tenemos puedo contarte que en el 2018 enfrentamos a Boca Juniors, en 2019 a Peñarol de Uruguay, en 2020 a Racing y hace un par de semanas a River Plate. Ha sido un lujo compartir cancha con estos equipos de primerísimo nivel, y nos pone contentos haber sido competitivos, haberles hecho partido", dice orgulloso el empresario.

La imagen del recuerdo frente a la contienda con Peñarol.

"Nuestros jugadores integran el equipo pero en forma recreacional, como hobby. Trabajan ocho horas al día y luego entrenan y juegan. Y pudieron enfrentar dignamente a equipos con jugadores profesionales que trabajan de eso y tienen dedicación exclusiva. Ha sido un gran sueño porque muchos jugaron frente a jugadores a quienes consideran ídolos".

"Hoy podemos decir que hemos logrado que haya un 'mundo del fútbol' en Miami, y nuestro equipo tiene una notoriedad evidente. Tenemos reputación y a la vista está, pues nos ha considerado River para jugar contra ellos. De hecho, si bien la fama y las luces que de por sí logra Beckham con su equipo, el Inter de Miami, son indudables; hemos disputado partidos con varias divisiones del mismo".

Un grupo que avanza.

"Aquí el fanatismo no existe de la forma en que lo conocemos en la Argentina: nuestro sueño es ahora educar en el tiempo, y que los chicos integren y se formen en el club, teniendo sentido de pertenencia. Estamos en tratativas para conseguir un terreno y así poder desarrollar instalaciones y tener sede física donde demos rienda suelta al fomento del deporte y los chicos puedan crecer y formarse en un ambiente sano, familiar, y así se sienta parte y se identifique. Ese es el próximo sueño", cierra el argentino.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?