Graciela Lopresti, a horas de estrenar: “No es fácil hacer humor”

Graciela Lopresti, a horas de estrenar: “No es fácil hacer humor”

La actriz y directora está al frente de ‘Bonyur Tailandia’, una comedia de enredos del dramaturgo pampeano Omar Lopardo que hoy sube, con elenco local y por primera vez, al Teatro Mendoza. Sobre el género, el rol de la mujer en el teatro y el estreno dialogó con MDZ.

Pablo Gordon

Pablo Gordon

“Hacer humor me apasiona”, reconoce la actriz y directora Graciela Lopresti quien, desde hace casi tres décadas se destaca en el género y es una de las grandes referentes en la provincia. Si bien hay algunos que la definen como “capocómica”, ella prefiere desentenderse de las etiquetas. “No me gustan los títulos y mucho menos acá en Mendoza que inmediatamente piensan que una se autodefine. Me gusta el humor, me gusta hacer reír pero también tengo mis errores, mis dificultades. Para mí, los capocómicos son personajes como Tato Bores o (Alberto) Olmedo”, señala.

Y agrega: “Me defino como actriz y directora de las obras que me van llegando y nada más. Me alegro cuando me va bien y me pongo a estudiar cuando me va mal. Porque me va mal muchísimas veces, solo que uno no lo dice. Yo agradezco a quien me de el titulo pero me da vergüenza que me llamen así”.

Lopresti dio sus primeros pasos profesionales de la mano del gran Ernesto Suárez. Fue “El Flaco” quien la hizo incursionar en un mundo del cual nunca más quiso alejarse. Junto a él descubrió que “el humor le daba placer” y era donde se sentía completamente cómoda. “Me parece un instrumento fundamental para todos los objetivos que tiene el teatro: desde transmitir un mensaje, hasta cambiar una sociedad. El humor no es un género menor como por ahí suelen decir. No es para nada fácil hacerlo”.

Bonyur Tailandia / Foto: Damián Soloducha

A lo largo de su extensa carrera ha abordado también otros géneros, sin embargo, si le dan a elegir, “sin pensarlo” se inclina por la comedia. Hoy se encuentra a horas de estrenar Bonyur Tailandia, una obra que refleja una historia típicamente argentina. ¿Y de qué va esto? “Trato de no spoilear mucho”, advierte entre risas antes de brindar un pantallazo del proyecto que dirige y en el que sus hilarantes personajes oscilan entre situaciones desopilantes y extremas.

El argumento es sencillo: una pareja de clase media se encuentra de golpe con la posibilidad de cumplir el gran sueño de su vida. Esto los lleva a tener que elegir entre actuar de forma correcta o incorrecta. A medida que avanza la obra, diversos personajes se van sumando para reflejar la codicia humana, la empatía, la ambición, la valentía y las miserias cotidianas. Todo ronda alrededor de una pregunta fundamental que invita a la reflexión: “¿Qué harías si tu vida cambia a esa que siempre soñaste?”

Lo curioso, o mejor dicho novedoso, de esta puesta local del espectáculo del dramaturgo pampeano Omar Lopardo (Nota del R: quien tiene un amplia trayectoria y compartió escenario con Enrique Pinti por más de una década), es que uno de los personajes masculinos está interpretado por una actriz. “¿Cuántas veces los varones hacen de mujeres en las obras de teatro? Es muy común y está muy entendido. La convención está”, afirma y agrega: “Nosotros pensamos: ‘Si se da de un lado, ¿por qué no se puede dar del otro?’”.

Josefina Ormeño es quien tendrá este desafío actoral y que, según explica la directora, es “más difícil que una mujer interprete a un hombre porque la energía masculina es más compleja y tiene otro peso”. Junto a ella conforman el elenco Federico Castro, Diana Moyano, Noelia Videla, Rodrigo Calderón y Emanuel Gallar.

Foto: Damián Soloducha

Antes de finalizar la charla, Lopresti también habló sobre el lugar de la mujer en el teatro. “No ha sido tan dura la marginación como lo ha sido en otros ámbitos. Siempre se le ha dado lugar y ha tenido su espacio y protagonismo. Incluso desde antes de que la lucha del colectivo (feminista) comenzara. Ahora, obviamente está más reforzado. A las mujeres que hacemos teatro y encaramos una dirección o una actuación se nos pasa por la cabeza la cuestión de la reivindicación o del lugar ganado, del lugar merecido. Antes uno no se lo planteaba tanto”, expresa. 

Y por último, suma: “Te hablo por mí, yo ya soy grande y soy de la generación del patriarcado. Ahora, yo me planteo: ‘Esto está bueno porque estamos queriendo decir otra cosa’. Está muy valorado el lugar de la mujer, mucho más que antes, pero insisto en que en el teatro, de alguna forma, siempre tuvo su espacio, fue más respetado, más aceptado, a diferencia de lo que sucedía en otros ámbitos”.

Bonyur Tailandia

Viernes 7 y sábado 8, 20:30 horas, en el Teatro Mendoza (San Juan 1427, Ciudad). Las entradas ($400) se pueden conseguir en AndesTicket.online o en la boletería de la sala.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?