¿Qué significa estar en la ‘friendzone’, la expresión que usan los jóvenes?

¿Qué significa estar en la ‘friendzone’, la expresión que usan los jóvenes?

Se trata de una expresión que nunca pasa de moda.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

Muchos son los jóvenes -y no tan jóvenes- que utilizan esta expresión, pero a nadie le gustaría tener que vivirla en carne propia. ¿De qué se trata? De la “friendzone”, término que se refiere a estar en una amistad en la que una de las partes busca algo más y la otra no quiere saber nada al respecto.

Ese “algo más” vendría a ser un interés sentimental, emocional, que bien puede ser algo estrictamente sexual o bien puede estar involucrado con un deseo amoroso.

Es por esto que dicha “zona de amigos”, tal es su traducción del inglés, no es algo positivo, sino más bien todo lo contrario. El término se suele utilizar de manera peyorativa, como algo a evitar y a tener lo más lejos posible.

Fuente: psico.mx

Friendzone: la famosa zona que asusta y de la que es difícil salir

Dicen que no hay forma de evitarla. Que por más intento que se haga porque nunca pase, todas las personas deben transitar por esta zona al menos una vez en la vida.

También se dice que no hay vuelta atrás, que una vez que se entra en la famosa friendzone es imposible salir de ella, al menos no de forma intacta y exitosa. Y por eso el temor que genera, ya que lo que se pone en juego son sentimientos e intereses que inevitablemente decantan en desilusión.

Claro está que para muchas personas también funciona como excusa. A veces, puede resultar difícil decirle que no a alguien que expresa un interés que poco tiene que ver con la amistad. Es entonces cuando aparece la tan temida frase “te quiero, pero como amigo/a”.

En los casos de mayor gravedad hasta puede aparecer el triste y demoledor “sos como un/a hermano/a para mí”. Lo bueno es que, con la mejor de las suertes, al ocurrir se convierte en experiencia que sirve como aprendizaje de cara al futuro. 
 

Friendzone: ¿cómo identificarla y qué hacer al respecto?

Sí, una vez puede ocurrir y es posible que sea una combinación de inexperiencia y mala fortuna. Lo grave está en si se repite seguido, casi de forma metódica. Esto sería un indicio de que se está haciendo algo mal, pero ¿qué es lo que hay que tener en cuenta?

En primer lugar, hay que saber identificar cómo se maneja la persona en cuestión con uno mismo. Es evidente que uno no se comporta de la misma forma con una pareja que con un amigo.

¿Te cuenta que le gustan otras personas? Mala señal. ¿Tienen un lenguaje y una actitud más bien amistosa y desprovista de signos de seducción? Lo mismo.

Para que esto no pase, hay varias cosas a tener en cuenta. Ante todo, hay que tener en claro qué es lo que se quiere y ser consecuente con esto. Si lo que se busca es algo más que una amistad, hay que saber poner límites y evitar que se entre en el terreno de la friendzone.

Por último, y no por esto menos importante, hay que vencer todos los temores y poder manifestar de forma abierta qué es lo que uno desea. Nada ni nadie garantiza un final feliz, pero lo que sí se logra es ser genuino con uno mismo. 

Además, la otra persona no tiene por qué saber que uno esconde este tipo de sentimientos. Se trata, en definitiva, de ser honesto también con la persona que resulta de interés. Si se da, bienvenido sea. De lo contrario, ya vendrán mejores oportunidades.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?