Madres y padres de colegios de la UNCuyo exigen debatir la presencialidad

Madres y padres de colegios de la UNCuyo exigen debatir la presencialidad

Autodenominados como "Comisión de madres y padres en defensa de la Universidad pública" buscan ser escuchados en sus reflexiones y plantean que no es el mejor momento para mantener la presencialidad, con lo que implica socialmente el movimiento de personas, que favorece la circulación del virus.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

Un grupo de madres y padres de alumnos que asisten a los colegios de la Universidad Nacional de Cuyo piden ser escuchados en sus reclamos. Denuncian un accionar intencional de periodistas "de medios hegemónicos de la provincia y la nación" para que otras campanas no se escuchen al respecto de temas como la pandemia y la educación. 

Si bien se muestran a favor de la presencialidad, quieren plantear debate público respecto de si es lo más acertado mantenerla en este particular momento con alta cantidad de casos de Covid-19, sobre todo, por el hecho de que esta decisión debe ser analizada en el contexto de muchas actividades sociales que implica. La circulación del virus, esgrimen, se favorece con la decisión.  

El grupo considera que "nuestro/as hija/os podrán volver a tener clases presenciales, pero en condiciones seguras y con la calma necesaria para garantizar el aprendizaje".

Finalmente, cierran con una nueva apelación a que sus voces también sean oídas en los medios masivos de comunicación. 

El texto completo es el siguiente 

Somos madres y padres de estudiantes que asisten a los colegios de la UNCuyo y queremos que también se escuche nuestra voz. Porque al decir de la/os "periodistas" de los medios hegemónicos de la provincia y la nación, pareciera que hay unanimidad de discurso de un grupo de "padres organizados, gente movilizada, culta, que confronta". Nosotro/as también tenemos voz y proponemos un debate racional, democrático y argumentado, desterrando el estilo antidemocrático, intolerante, e incluso soez, de alguna/os periodistas que atacan e insultan sistemáticamente a los y las docentes, en particular de nuestra UNCuyo. Solicitamos incluso al Sr. Rector, la/os directiva/os y docentes, salir conjuntamente en defensa pública de los colegios frente a los agravios emitidos. 

Estamos persuadidos de que la presencialidad es la mejor opción para los procesos de enseñanza aprendizaje de nuestra/os hija/os. Sin embargo, consideramos que en este momento histórico es una falacia plantear esa dicotomía. No se trata de presencialidad o virtualidad. No estamos discutiendo un modelo pedagógico. De lo que se trata es de entender que estamos atravesando (y atravesados por) una situación excepcional en la que, por encima de estos planteos, debemos imponer la racionalidad, la solidaridad, la empatía y entender, como dice Adriana Puiggrós, que "para dar y tomar clases, primero tenemos que estar vivos". 

No podemos ser tan necia/os como para no darnos cuenta de que no se trata de analizar la situación de la presencialidad aislando las escuelas del resto de las actividades de la sociedad. Al interior de los colegios puede que se mantengan todos los cuidados en las llamadas "burbujas". No obstante, la/os estudiantes deben desplazarse muchas veces en colectivos, se atiborran a la entrada y a la salida de las escuelas, entre otras actividades sociales, y con estas prácticas aumentan la circulación del virus. Virus que hoy se presentan con nuevas cepas más virulentas (como la de Manaos) y que nuestra/os hija/os llevan a nuestras casas multiplicando los riesgos, en el marco de un sistema de salud colapsado y con profesionales exhausta/os. 

Además, es necesario resaltar, que el entorno de enseñanza aprendizaje de este año es incluso más complejo que el del año pasado. No negamos que nuestra/os hija/os necesiten del vínculo afectivo que implica el contacto con sus compañera/os y sus docentes. Sin embargo, dada la cantidad de enferma/os, las burbujas se contaminan y se suspenden las clases. O las burbujas están diezmadas debido a la/os aislada/os. Entonces, vemos que hay un desorden que genera muchas más dificultades para aprender (y para enseñar) que tomar la decisión de suspender transitoriamente la presencialidad hasta que baje el nivel de contagio. De ese modo nuestro/as hija/os podrán volver a tener clases presenciales, pero en condiciones seguras y con la calma necesaria para garantizar el aprendizaje. Necesitamos que nuestra/os hija/os aprendan (también lo consideramos un contenido prioritario) que las autoridades competentes priorizan la vida a una "puesta en escena" de presencialidad que en realidad no permite que tengan un dictado de clases organizado, ni en las aulas de los colegios ni en las aulas virtuales. 

Agradeceremos que también se difunda nuestra voz, si es que realmente quieren reflejar lo que piensan "padres y madres" de los estudiantes. No hay un solo grupo, hay diferentes posiciones al respecto de la educación, la salud y las prioridades en este complejo momento de la historia que nos tocó vivir como humanidad. 

Comisión de madres y padres en defensa de la Universidad pública 

Firmantes, entre otros: Karina Pflugler, Andrea Brondo, Gabriela Blas, Carmelo Cortese, Exequiel Molli. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?