¿Cómo asegurarme una jubilación tranquila?

¿Cómo asegurarme una jubilación tranquila?

Si bien hoy en día hay más información de educación financiera, es cierto que es una materia que no se enseña en los colegios y es sumamente importante aprender a proyectar un plan financiero para lograr cierta tranquilidad en la mediana edad.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

Actualmente, se habla del boom de las inversiones en un rango etario de 35 a 45 años porque es, en ese momento de la vida, donde uno comienza a pensar en todo lo que tal vez no hizo o no pudo hacer en relación con las finanzas personales. Con 40 años, uno ya tiene en su cabeza la futura jubilación y tal vez comienza a estudiar alternativas privadas.

Aquí presentamos una alternativa para una persona de 40 que busca llegar a los 60 años sin preocupaciones económicas para el resto de su vida, sin importar si deja de generar ingresos (o sus ingresos se reducen a una jubilación mínima). La idea es despreocuparse de lo financiero por completo para empezar a vivir la vida de verdad.

Establecer el nivel de ingresos objetivo

Todo empieza con entender qué nivel de vida (realista) uno quiere tener. Por ejemplo, establecer que uno para cubrir sus necesidades y algunos gastos extra, puede necesitar 1000 dólares por mes, o sea, unos 150.000 pesos tomando el Dólar MEP actual como valor de referencia. En adelante vamos a seguir hablando en dólares porque es una mejor referencia de largo plazo por ser más estable.

Analizar el punto de partida

¿Tengo algún ahorro ya generado? El capital líquido naturalmente cuenta, pero también podría uno contar cualquier capital que disponga y pueda utilizar. Por ejemplo, vivo en un departamento propio que es grande, porque mis hijos viven conmigo, pero cuando se independicen me voy a pasar a uno más chico. Esa diferencia del valor de los departamentos es capital que podría liquidar e invertir.

Otro aspecto fundamental es el tiempo. ¿Cuántos años más quiero trabajar hasta jubilarme? Cuanto menos tiempo quiera seguir trabajando, más demandante es el nivel de ahorros que debo generar para llegar con el capital necesario al momento de la jubilación.

Determinar el nivel de capital necesario

Dos datos importantes a tener en cuenta:

El primero: el índice S&P500, el más importante de Estados Unidos que reúne a las 500 empresas más grandes del mercado, ha tenido un rendimiento promedio de 8,8% anual en los últimos 30 años.

El segundo: la inflación del dólar en los últimos 30 años fue de 2,3% promedio.

El dato de inflación es importante porque en un período largo de tiempo, por más que la inflación sea baja, el efecto se nota. Para un período de 30 años, el 2,3% anual hace que uno necesite el doble de dólares al final del período para mantener el mismo nivel de vida. Lo que implica esto es que deberíamos pensar en términos de interés real, por encima de la inflación.

Entonces, si el S&P 500 rinde en promedio 8,8% anual y la inflación es de 2,3% anual, quedarían disponibles para gastar 6,5%. Redondeamos en 6%. ¿Cuánto dinero necesitaría para que ese 6% de interés me alcance para vivir? Si como decíamos al principio, necesito US$1.000 por mes, necesito tener un rendimiento de, por lo menos, US$12.000 al año. Entonces, para llegar a este valor, el capital con el que tengo que llegar al momento de jubilarme es de US$200.000.

Ponerse ahorrar, es más liviano de lo que parece

Ahora bien, ¿cómo llegar a los US$200.000 en Argentina? El tiempo está de tu lado. Cada peso que ahorrás se puede invertir, por ejemplo, en el índice de acciones del S&P500, sin tocarlos hasta llegar a los US$200.000. La ventaja es que mientras tanto, cada dólar que vas sumando, también genera interés.

Veamos un par de ejemplos. Si tenés 20 años hasta jubilarte, necesitás ahorrar US$430 mensuales en promedio durante este tiempo, es decir $65.000 por mes, y así llegás al objetivo de los US$200.000 en 20 años para retirarte. Pero, como dijimos, el tiempo está a tu favor. Si podés ahorrar durante 30 años, con U$D 200 por mes (unos $30.000) también llegás. La carga del ahorro se hace mucho más liviana a medida que tengas más tiempo.

Por otro lado, si ya tenés ahorros, US$61.000 invertidos en el índice del S&P500 podrían convertirse en US$200.000 en un plazo de 20 años si este índice mantiene el rendimiento que hubo en los últimos 30 años.

Nota sobre el riesgo

Si me quiero retirar a los 60 años y creo que voy a vivir hasta los 90, tengo que vivir 30 años con esa plata ahorrada. Si bien la evidencia basada en la historia muestra que el Índice de acciones S&P 500 ha sido consistentemente una de las mejores inversiones y que además ha superado sin problemas a la inflación, la volatilidad es un hecho en los mercados. Una caída importante del mercado el primer año de tu jubilación tendría efectos duraderos en la cartera por el resto de tu vida. Siendo así, pensar en términos más conservadores, buscando llegar a un capital extra y requiriendo menos rendimiento a la inversión sería una sabia decisión.

Conclusión

La planificación financiera se vuelve una parte fundamental en nuestras vidas, máxime en un contexto de volatilidad y jubilaciones insuficientes. Realizar todas estas inversiones es muy sencillo y no se requiere capital inicial, podés (y deberías) empezar ya.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?